Capítulo 4 - La Cosa que Estaba Perdida Parte 4

Parte 4


Su costado le dolía aún más.

Su costado estaba caliente e incluso la mano que tenía abajo estaba caliente.

Incluso si ella pensaba en huir lo más rápido posible, la respiración que salía de su boca se hacía dura. Honestamente, ella estaba en un estado donde a pensar podía siquiera seguir a Dimitar que mantenía su velocidad en un ritmo considerable y corría.
Era agnizante, y ella quería parar y descansar inmediatamente. Ellquería recostarse en una cama o sofá. Incluso si era imposible, quería beber un trago de agua al menos y tomar un respiro.
Pero cuando veía la espalda del joven correr manteniendo el silencio con la gigante espada en una mano, ella no podía quejarse. Eso era porque Dimitar era perseverante. Dimitar solía ser un subalterno de la Orden de Caballeros del Sello, por es podía tener confianza en su resistencia. Sobre todo, él no estaba lastimado a diferencia de Valeria, así que era natural para el correr calmadamente.
El hecho que Dimitar completamente no vera atrás a Valeria, que no podía usar magia y empeorar el asunto, tenía triturada las costillas, le irritaba. Más de eso, incluso si Valeria no decía nada, ella pensaba que Dimitar debía detenerse y dar un descanso al menos. Aunque él se basaba en temas mundiales, él era rudo e insensible—más bien, él era un chico que no trataba ejercitar el tacto.

Sin embargo, precisamente porque la otra parte estaba Dimitar a la que Valeria no podía quejarse.

Como una Dominas, ella tenía más orgullo que otros, por eso no podía mostrar su debilidad al chico que era incompatible con ella. Además de perder su magia, si pedía ayuda de alguien—qué más da, si fuera chasque de lengua del chico por todas esas cosas—era frustrante y Valeria en verdad no era capaz de regresar por sus propios pies.
Por lo tanto Valeria rechino sus dientes y siguió corriendo. Ella puso sus ojos en la espada de Dimitar y movió sus pies sin saber a dónde se dirigía de noche en las calles de la ciudad.

Sin embargo—

Su costado le dolía incluso aún más.

Incluso su mano que tenía abajo estaba caliente.

El mismo pensamiento paso dentro de su cabeza una y otra vez, y cuando la mayoría de sus pensamientos se procesaron era parálisis por el dolor y fatiga, Valeria aplasto la espada de Dimitar y cayo.

¡Taa…! P-P-Por qué, hiciste eso…t-tan de pronto—


Jugando inocentemente al pensamiento de ¡Es tipo para detenerte y descansar, idiota! hasta hace un rato, Valeria trato de reprender a Dimitar que se detuvo de golpe,. Pero el nuevo dolor que pasaba de su lado impacto desde su interior, y sus palabras eran incoherentes.
Mirando a Valeria, que estaba mordiéndose los labios se puso blanca y estaba angustiada, Dimitar frunció el ceño.

Tú—

Dimitar rápidamente se acuclillo y casualmente saco la manta que hizo para que Valeria la vistiera.

¿¡Q-Qué—!?

¿Eres un idiota? Si puedes encargarte de esa tensión, entonces no hay necesidad de reportarlo. Pero si no puedes manejarlo, escóndelo entonces. Y también en una emergencia

Dimitar murmuró irritadamente y vio al costado de Valeria.

Es un sangrado interno… ¿eso paso cuando te capturaron?

…Un

¿Vomitaste sangre?

Eso, no…

Así que no estaba fracturado—

¡Estoy bien…!

La sacudida actual limpió su mente brumosa. Aunque solo fue por un minuto, ella fue capaz de sentarse y descansar. Si hubiera dicho que no podía pararse (debido a las heridas) o que ya no podía correr, el chico ante ella la miraría condescendientemente con ojos fríos, y definitivamente hablaría sarcásticamente con una expresión que era impensable la ingenuidad de Valeria.

Valeria inhalo un gran respiro tranquilamente y trato de pararse.

No… seré, algo como una carga, así que—

Es por eso que te dije que eres una idita

¿Ha…?

…Si fueras una carga, solo te dejaría atrás. Es porque eres alguien no puedo arrojar porque no he terminado ni eso

T-Tú…

De igual forma, si soporta una profunda herida en una pelea y no pude huir apropiadamente, puedes solo dejarme como una carga y descartarme. De esa manera, incluso si eres tú, es mi deber vivir y regresar. Pero lo puesto no aplica

Tú…no puedes, ¿decir una mejor frase de alguna manera…?
Mientras puso su mano en su regazo y ajusto su respiración, Valeria vio a Dimitar.

Desafortunadamente, esta es una situación donde puedo encargarme de una persona a la que no soporto

Dimitar vio a sus alrededores y curvo sus labios.

—Porque te das aires extraños y corres lentamente, la línea de defensa del enemigo debería estar ya lista. Pensé que podía tomar refugio en la casa del alcalde lo más posible, pero puede ser imposible

…¿Es mi culpa?

En primer lugar, no estarían así las cosas si no te hubieran atrapado

…¿Quién es mi guardia?

Quién sabe. Pero si es el nombre del compañero que dejaste de lado su opinión cuando insistió que deberían regresar a la capital, entonces lo recuerdo

……

Valeria vio a Dimitar por un rato, suspiro y se levantó.

…Apelaré directamente a la Directora cuando regresé a la capital. ¡Definitivamente haré que me cambie a otro Hiera Glaphicos!

Entonces vive y regresa primero

Dimitar dio su espalda a Valeria y se acuclillo.

Es imposible que te muevas más sin ser detectada. Te llevaré en mi espalda… Puedes ser un buen objetivo para los arqueros novatos con su velocidad actual

Valeria frunció el ceño y peino su cabello que colgaba de su frente y mejillas sudorosas.

¡No me jodas…! ¡N-No soy una niña!

Si odias ser tratada como una niña, también puedo tratarte como un madero en mi espalda. En ese caso, tu costado sufriría más carga y el dolor sería considerable, ¿pero estás bien con eso?

…¿Eh?

La tercera opción es llevarte en mis brazos en lugar de mi espada. Incluso si somos atacados por sorpresa por atrás, no te lastimarías; significa que es la mejor

¡Lo dices en serio…!

Es mi mínima compasión. Le dejaré escoger Su Eminencia-sama. ¿Ser llevada en mi espada, ser un madero, o ser llevada en mis brazos? — La llevare en mis brazos si no se puede decir

¡N-No tienes que hacer eso!

Decida rápido entonces. No puedo tratar su costado a menos que estemos en un lugar seguro

…Mejor dicho, ¿puedes usar magia curativa?

No puedo

¡Entonces no te des aires!

Endureciendo el dolor y gritando al oído de Dimitar, Valeria nerviosamente se montó en la espalda del chico. Siendo de la misma edad de Valeria, la espalda de Dimitar no era amplia, pero aún así, ella sentía que era extremadamente grande.
Poniendo el manto después de llevar a Valeria en su espalda, Dimitar llevo 4 roncos al frente de su cuerpo, los ato duro, y se paró.

Eres más ligera de lo que pensé

…Eso, ¿me estás alabando?

No te alabo ni hablo mal de ti. Solo dije mis honestos pensamientos

…Te odio

Iya, probablemente te odio más. No se relaciona al género, pero no puedo soportar compañeros que hablan de cosas que no pueden hacer. —Pero bueno, no tengo intención de llevar mis sentimientos a mi deber para relajarme. Y Lucius también me pidió que te protegiera incluso si muero

¿Lucius-sama lo hizo?

Sintiendo que había escuchado ese hombre desde hace tanto, el corazón de Valeria flotó sin saber de la situación.

Si mueres, la posición de la Directora se perderá y Lucius también estaría en problemas

Dimitar sacudió ligeramente a Valeria y empezó a correr. Era seguro que era rápido ahora. Ya que él no se apoyaba en la magia, eso afectaba a su molestia, pero Dimitar ciertamente no era un chico que solo hablara.

Valeria tosió con un pequeño “kohon” y pregunto.

…¿Qué comida le gusta a Lucius-sama?

¿Ha?

La comida que le gusta… deberías de saberlo, ¿cierto?

No diré que no sé, ¿pero por qué preguntas ahora?

Dimitar escuchó el chasquear de su lengua.

—Si vas a preguntar algo inútil, entonces es mejor que duermas sin preocupación alguna

¿¡N-No hay forma que pueda dormir en esta situación!?

Entonces no preguntes algo así. En esta situación

Dimitar blandió su espada. Poder mágico paso de la cresta la cual estaba aplicada en la mano derecha del chico y la espada, y se hizo fuerte.  El ‘Doble Poder’ el cual se básico en la Orden de Caballeros del Sello levantó el par de cuerpos pesados al techo de una casa privada.

—¿Lo ves todo?

Yaciendo en el techo, Dimitar lo pregunto en voz baja.

Hay cosas como luces aquí y allá… pero parece que se mueven—

Nos persiguen con antorchas

Luces que parecían a una cadena roja se extendían apenas se podían ver del norte de la ciudad. Quizás, eran líneas de defensa que se dividieron en capos de acción—podía der la rampa separándose de las viejas y nuevas áreas. Desafortunadamente, no eran tropas estacionarias las que mantenían esa línea, sin la armada rebelde. Aunque la armada rebelde podía enfrentar a su campo enemigo desde allí y avanzar con fuerza militar libremente, la oposición (para el lado del alcalde) ya le era imposible.

…Como pensé, es imposible ir a la alcaldía con las cosas así

¿Q-Qué deberíamos hacer?

Luego de salir de la ciudad y encontrarnos con la Gacha Rosada, nos moveremos a un lugar seguro y arreglaré las crestas mágicas que pueda

……

Era natural remarcar que era un Hiera Glaphicos. Ese era un acto que reganaba el poder mágico que perdió Valeria de sus crestas mágicas que le fueron borradas. En efecto, debería ser algo que tendría prioridad.
A pesar de eso, ella no podía expresar una sonrisa en su cara y sentirse a gusto. Era porque ella estaría en deuda con el chico, y ella era renuente a que su piel fuera tocada aquí y allá más tarde.

—Vamos

Indiferente al conflicto de Valeria, Dimitar empezó a moverse otra vez.


Siguiente
« Prev Post