Epilogo: Su Lugar


Epilogo: Su Lugar


Bajo la puesta de sol, las colinas se tiñeron de un brillante rojo. Glenn y los otros estaban en el carruaje, lentamente haciendo su regreso a Fejite.

[…En serio, eso fue peligroso.]

[Mm. Un segundo más allí, y no estaba segura cómo terminaría.]

Sentadas cerca de la ventana del carruaje, Rumia y Sistine recordaban el viaje.

[Me alegra que todos regresaran a salvo…]

[…Las ruinas de exploración son conocidas por ser peligrosas, pero usualmente no es como lo que encontramos. La siguiente vez, espero escoger unas ruinas más seguras para investigar…]

Rumia con gentileza palmeo la cabeza de Re=L, quien estaba durmiendo en su regazo, mientras Sistine suspiraba profundamente. Sentados cerca estaban Kash, Gibul, Wendy, y Teresa, todos parecía cansados y dormían en sus asientos. Los 5 estudiantes creyeron en su salvo regreso, y esperaron en el campo por todo un día. Rumia se regocijo por encontrarse con todos otra vez.

[Mm… más importante…] Sistine hinchó sus mejillas de enojo.

Ella parecía estar viendo al asiento del conductor, para lo cual Rumia sonrió amargamente.

[¿Ahora qué? Sistine, ¿pueda que sea posible que estés… celosa?]

[¡¿Qu-?!]

Sistine respondió explosiva a la acusación de Rumia y con prisa trato de ocultar su vergüenza.
[¡¿Q-Quién estaría celosa?! Y-Yo solo…]

[Mm… entiendo lo que Sistine siente, pero creo que es mejor dejarlos solos por ahora… ¿bien?]

[¡M-Mira que te estás confundiendo! ¡En serio! ¡Estoy cansada! ¡Iré a dormir ahora!] Sistine enojada golpeo el respaldo de su asiento y cerro sus ojos. El gran bullicio parece haber despertado a Re=L.

[¿…?]

Re=L veía sus alrededores con sus ojos dormilones, y luego cayó al regazo de Rumia.

[Mm…]

[Hehehe…] Rumia se rio un poco mientras veía a su amiga.

  

En el asiento del conductor, al borde de la oscuridad ascendente y la puesta del sol.

Glenn y Celica se sentaron juntos mientras el carruaje viajaba en el camino rodeado por un dorado campo de pasto.

[…]

[…]

Glenn tenía las riendas, mientras Celica estaba sentada con sus manos en su regazo, y su cabeza descansando en el hombro de Glenn. Los dos sentados en silencio en el carruaje que se movía gentilmente, con la viva briza del atardecer pegando en sus rostros.

La atmósfera era buena. Sentados en paz, sin necesidad de palabras para comunicar sus sentimientos. Incluso sin la magia de Celica, el tiempo parecía hacerse detenido para los dos.

[…Hey, Glenn.] Celica lo dijo casi como en un estado de sueño.

[¿Qué?]

[…Nada.]

[¿…En serio?]

Glenn suspiro, mientras Celica dócilmente se reía.

[Aunque, parece que te contuviste bastante.]

[No, realmente me presione en ese entonces…] Celica calmadamente respondió.

[Umm… Eso… ¿De verdad ya no puedes usar magia?] Glenn pregunto dudando.

Glenn había descubierto los detalles de lo que pasó luego que todo terminara. Realizando un gran hechizo a pesar del daño a su cuero astral, Celica probablemente presiono su cuerpo astral más allá de lo normal, y es posible que nunca sea capaz de usar magia otra vez.

Glenn hizo una pregunta llena de afirmación para la peor respuesta posible, pero…

[Hmm… Quizás no esté completa… me sorprendí bastante cuando me di cuenta.] Celica cerró sus ojos, y respondió luego de afirmar la condición de su propio cuerpo. [Aunque probablemente necesite recibir varios tratamientos por un largo tiempo, debería ser capaz de usar magia…]

[¿…En serio? ¿No te estás burlando de mí?]

[Sí, es un milagro. Y para mi suerte, todo fue gracias a un cierto individuo ruidoso.]

Celica respondió secretamente haciendo que Glenn inclinara su cabeza en confusión.

[Respecto al tratamiento, dudo que sea capaz de usar magia tan tercamente como lo he venido haciendo en el pasado. A eso, en el fututo, tendré que lidiar con numerosas restricciones y limites cuando use magia.]

[Así es eso…] Glenn dejo caer sus hombros.

Aunque se las apañaron para evitar el peor escenario, sin embargo, Glenn se sentía deprimido por las heridas de Celica.

[¿Te sientes culpable de lo que pasó?]

[Sí… de no permitirte unirte a nuestra expedición, nada de esto hubiese pa—]

[Tonto. Todo lo que me pasó esta vez fue por mi propia culpa.]

Tap. Celica golpeo a Glenn con su cabeza que estaba en sus hombros.

[Sin mencionar que, si continuó desafiando al Laberinto Subterráneo, definitivamente me encontraré con el fantasma tarde o temprano. En ese momento, estaría sola enfrentándome contra él. En una cierta manera, me salvaste la vida.]

[…]

Glenn se pauso por un momento, y luego se volteó a Celica.

[Hey… ¿realmente planeas continuar con la caza de la misión que olvidaste? ¿Continuaras retando a ese Laberinto Subterráneo y descubriendo el secreto de tu inmortalidad?]

Dentro de la mente de Glenn, él recordó su conversación final con Namenlose antes de partir del Laberinto Subterráneo.

  

Luego de apañárselas para derrotar al fantasma, Glenn y las otras una vez más siguieron a Namenlose. Pronto, fueron llevados a un gran cuarto con una tableta de piedra familiar en el centro del cuarto. De acuerdo a Namenlose, son paneles de control que estaban por todo el Laberinto Subterráneo.

Bajo la asistencia de Rumia, Glenn siguió las instrucciones y la operación del panel de control, una vez más, creó un portal en medio del aire – uno que llevaba a la cámara del planetario Observatorio Taum.

Ah… finalmente vamos a casa.

Sistine, Rumia, y Re=L pasaron la puerta aliviadas. Glenn, con la durmiente Celica en su espalda, estaba de último por pasar por la puerta.

[…Yo tengo algo que decirte, Glenn.]

Namenlose le susurro a Glenn justo antes que pasara por el portal.

[¿Qué es? La puerta se cerrará si no nos apresuramos.]

[Descuida, tenemos tiempo. Solo escúchame, es importante.]

Glenn no pudo evitar detener sus pasos y escuchó a Namenlose.

[Glenn, en el futuro cercano, necesitas ir con Celica al Observatorio Taum una vez más.]

[¿Huh? ¿Bromeas? ¿Quién querría regresar a un lugar así? No regresaré incluso si soy arrastrado en el futuro…]
Namenlose ignoro el bullicio de Glenn, y continúo.

[Allí, te encontraras con una importante decisión… una entre las cosas irremplazables para ti.]

[¿…Eres una adivina o qué?] Glenn dejo salir un profundo suspiro.

[Namenlose, estoy muy agradecido por ayudarnos en nuestro escape, a pesar de ser todo un misterio. Sin mencionar que, a pesar de verte idéntica a Rumia, eres muy arrogante, por eso no le agradas a nadie. También eres poco comunicativa, y todo lo que dices son disparates… Pese a todas esas fallas, te estoy muy agradecido…] Glenn prosiguió. [Un honesto consejo, puede ser mejor callar que decir cosas sin sentido…]

Namenlose una vez más ignoro los insultos de Glenn y continúo con sus advertencias.

[Si deseas evitar el futuro que hablo, no dejes que lo recuerde.]

[¿Ah? ¿Qué? ¿De “quién” estás hablando? ¿Es Celica? O…]

Antes que Glenn lo notara, Namenlose se había desvanecido.

  

[Personalmente, deseo que no hagas algo tan peligro.] Glenn pregunto, mientras trataba de sacar la conversación con Namenlose de su mente.

A pesar de todo lo pasado, y de perder su magia, Celica podía seguir buscando su misión e identidad perdida. Pero Glenn no tenía intención de creer en las tonterías de Namenlose, él se sentía algo intranquilo. Pero, Celica respondió a todas las preocupaciones de Glenn…

[…No.] Celica claramente respondió. [Ya dejé lo de mi vieja identidad. Sin mencionar que, con la condición de mi cuerpo, todo es más que una simple fantasía.]

[¿Celica…?]
[Siendo así, ya no necesito seguir buscando. Con una familia que me anima y apoya, ¿por qué no estaría satisfecha?]

Celica revelo una amena sonrisa.

[Ah, sí, es cierto…]

[Ni que lo digas, no puedo dejar que el miembro de mi amada familia se preocupe.]

[Tsk… A-Así que al fin me sales con esas… en serio…] Glenn volteó su cara por el sonrojo, con sus orejas teñidas de rojo.

[Ah, aunque debo decir, si fueras a casarte en el futuro y dejas la casa, mami estaría solita. Incluso si es de vez en cuando, ven a casa de visita. Si mami si siente solita, mami puede terminar regresando al Laberinto Subterráneo buscando el significado de la vida.]

[¡Estás escuchando lo que dices!]

Celica molesto a Glenn como es usual, y luego sonrío abiertamente.

[Hey, Glenn…]

[¿…Qué es?]

[Gracias…]

[No estoy seguro a qué te refieres…]

Luego de eso, no se dijeron nada más. Con el gentil viendo soplando, los dos a estaban a pares mientras el sol desaparecía lentamente por debajo de las colinas.

Con el castillo imaginario arriba, el grupo viajo de regreso a Fejite, en un dicho silencio.
Siguiente
« Prev Post