Capítulo 2 – Esos Sin Dominas

Capítulo 2 – Esos Sin Dominas


Cuando la “Santa Alianza” fue formada, cada uno de los 12 países aliados tenían una Dominas.

Sin embargo, los países que participaban ahora se habían reducido a 7. Esa fue la consecuencia de los aliados repitiendo el círculo de disputas ocasionales, consorcios, separaciones y anexiones, repentinas altas y bajas del poder.

Ahora, las legítimas alianzas formadas son de 7, incluyendo a Amaddo. Respecto a esto, 8 mini-alianzas igualaban sus pasos con Amaddo para proteger el “Cuarto del Sello”.

En general, el anterior era un gran país mientras lo más reciente son pequeños países, pero, sobre todo, la conclusión era la diferencia sí ellos tenían Dominas.

♦♦♦♦♦

Biranoba era uno de los 12 países cuando la “Santa Alianza” fue formada. Tenía una larga historia, pero perdió Dominas durante esos 200 años y tuvo que resignarse con una posición pequeña ahora.

Valeria arremango las cortinas de la venta del carruaje una vez habían dejado atrás las puertas del castillo de Roma.

…Si hay un inconveniente por ser una Dominas, entonces no podremos aparecer con libertad ante las personas.

Si alguien veía de casualidad por el carruaje y descubría que Valeria y Karin estaban a bordo, el castillo podía alborotarse un poco. Por lo que la cortina de terciopelo estaba tapando la ventana para evitar problemas innecesarios.

Luego de abrir la ventana ligeramente, el regular sonido de las pesuñas de caballo y ruedas fluían en el gentil viento que llevaba la fragancia única del país.

Cerrando el libro que estaba leyendo, Karin sin descaro le hizo una pregunta a Valeria, quien estaba descansando su codo en la ventana y suspiraba.

…Discúlpame, Valeria. ¿Está bien si te hago una pregunta?

Está bien pero… ¿qué es?

¿Cuántos años tiene él?

¿Eh?

Él. ¿Cuántos años tiene?

Por él… ¿te refieres a Richternach-kyou?

Karin asistió tranquilamente.

Ah—, daría por hecho que Richternach-kyou es de la misma edad de Valeria, ¿cierto?

A diferencia de Karin, la sonriente Petra respondió. Petra era la Hiera Glaphicos exclusiva de Karin, pero ella originalmente quería ser una Dominas, y esta relación era del conocimiento de Valeria.

Entonces, es un año menor que yo.

Mientras despreocupada bajaba su labio con su dedo índice, Karin murmuró motonamente.

…Sus padres ya no están vivos, ¿cierto?

¿Eh? Sí, durante su infancia, en un incendio…

Hablando en serio, no es porque fuera un mero incendió que los padres de Dimitar hayan fallecido. Era una razón más trágica, pero Valeria dudo en decirle a Karin la verdad por su boca, por eso simplemente respondió ambiguamente.

Entonces, ¿su guardián es la directora de la academia?

Tienes razón pero… ¿qué con eso?

¿Me preguntaba si él era tu prometido?

¿¡Hahi!?

Valeria dio una cobarde respuesta a la abrupta pregunta de Karin.

¿A-A qué te refieres?

Pues a eso mismo. Sí está decidido que él será tu compañero de matrimonio.

¡Y-Ya lo sé! ¡Lo sé! Lo que quiero escuchar es, qué tipo de intención tienes para que estés curiosa de información tan privada...

Si está libre— Creo que lo incluiré como un candidato… Sí que es información personal, aunque sería grandioso que papá pudiera oficializarlo con la directora de la academia cuando se presente el momento.

¿E-Es de tu gusto… esa persona?

Lo siento. Por el contrario, me gustaría escucharlo de ti, pero ¿no te gusta?

¡O-Obviamente!


Sin intención, gritó con una voz ruidosa, Valeria de prisa recupero su postura. Solo había tres personas dentro del carruaje y Valeria no creía que Dimitar y Bettina, quienes estaban en el pedestal del chófer hubiesen escuchado su conversación; pero más que eso, ella estaba avergonzada por perder su compostura.

…Quiero decir, ese hombre tiene mala boca y una actitud mandona. Aunque este es mi deber, ¡no es nada más que un fastidio estar juntos, ¿sabes?!

Ah—, ¿Un persona directa? ¿O como?

¡Él no es una persona genial para nada!

Luego de que el ejemplo de Petra fuera rechazado de inmediato por Valeria, Karin parecía indiferente.

Maa, he escuchado tu opinión.

¿Estás considerando a ese chico como un candidato?

No es mala elección. De hecho puede ser excelente.

¿…Así es eso?

Valeria no podía entender los pensamientos de Karin. Ella se asustó del solo imaginar un casamiento con Dimitar. Incluso ella se disgustó por imaginárselo y pensar de él como un compañero quien le hacía de un semi-esposo, sería imposible vivir juntos bajo el mismo techo en primer lugar.

Claro, incluso Valeria reconocía la habilidad de Dimitar como un Hiera Glaphicos y escolta, pero esto y eso eran asuntos por separado.

Sin embargo, sin romper su usual sonrisa fría, Karin sacudió su abanico mientras respondía.
Sí, estoy interesada en él, y si aceptó su personalidad, la que has estado denigrando, son cosas para el futuro. Pero ¿me pregunto si Richternach-kyou no es una mala persona en el presente?

L-Lo estás adulando de más, Karin…

Es porque aún no experimento sus fallas. Aun así, puede completar sus trabajos, tiene buena pinta, es joven y saludable, y sobre todo, el estatus de una persona de la Casa Richternach es lo mejor para un compañero. ¿Lo que le falta es un bien personal?

……

Escuchando el análisis de Karin, Valeria trató de pensarlo con calma.

Es cierto, ignorando la lengua de Dimitar y su insolente actitud, si ella lo veía sin prejuicios, entonces como hombre, él podía pertenecer a una categoría popular.

Sin embargo, Valeria no podía pasar sus fallas no importa qué. Más aún, ella tenía malas experiencias de ellas, y por eso ella no estaba de acuerdo con la opinión de Karin.

¿Ella lo dedujo de la tenebrosa expresión de Valeria? Karin cerró su abanico con un golpe y lo levantó a la altura de sus rosados labios.

Más bien, puede ser seguro que tomaste esa postura. Solo el competir por el mejor puesto contigo es suficiente.

Valeria y Karin originalmente no eran conocidas ni amigas, sino rivales que querían ser una Dominas, y por eso se encontraron durante intensas competiciones. Eventualmente, Valeria se volvió la mejor mientras Karin la segunda, y ambas cumplieron sus sueños de volverse una Dominas, pero quizás su relación podía volverse una donde ellas pelearan mucho.

Valeria vio por fuera de la ventana y suspiro.

Esas preocupaciones son innecesarias. — En primer lugar, detesto escoger a mi pareja de casamiento basada en el pedigrí o fortuna.

Entonces recordó su irritación a su padre y se volvió a poner de mal humor.

♦♦♦♦♦

En la tarde del mismo día, el Príncipe a la Corona, Jeffren Isaac llamó al Ministro de Hacienda, Kamunyas-kyou, al invernadero y le pregunto. 

¿La carta de Chichi-ue ha llegado? ¿Dice algo?

¡Ha! Dice que regresará a Taroma luego de cinco días…

Dice que luego de cinco días.

Podando con un sonido de “pachi pachi”, Isaac levantó su cara de las rosas.

—¿Cinco días después desde cuándo? ¿Desde cuando Chichi-ue escribió la carta o cuando la carta me llegará?

Lo más probable, no son cinco días desde que la carta le llegará Su Majestad—

Fuun… Elegante como es usual.

En efecto…

Limpiando su sudor con un pañuelo, Kamunyas miró abajo.

¿Y eso es todo?

¿Ha?

Sabes, no mandé un caballo veloz solo para saber cuándo regresa su amo a casa, ¿sabes? ¿Escribió algo más importante?

E-Eso—

Muestréame. Esa carta, la tienes, ¿cierto?

Quitándose los guantes, Isaac extendió su mano a Kamunyas.

Como un maniático por las rosas, este joven era muy perceptivo. Kamunyas vio al Príncipe a la Corona con los ojos arriba y nerviosamente sacó una carta del bolsillo de su pecho.

…Hee.

Leyendo la carta que el estadista recibió de su padre hace poco, el Príncipe a la Corona levantó sus labios bien formados.

Es inusual que él me alabe. Pensé que se enojaría por decidir arbitrariamente la exoneración de impuestos en Seriba pero— ¿Eh?

Bajando por el contenido de la carta, el Príncipe a la Corona se detuvo en una línea que vio.

¿…Está escrito que todas las políticas nacionales me serán confiadas en la ausencia de Chichi-ue? ¿Eso está bien?

Ha… Ya que fue avalado por su majestad—

Fuun.

S-Sin embargo, aún tiene que consultarlo con el estadista al final de cuentas…
Pero claro, nunca he pensado en volverme un dictador de este país por solo una oración. O más bien, ser un dictador es muy problemático, ¿cierto? Lo tienes que decidir todo solo.

En Amaddo, el rey era una existencia que está por encima del gobierno y también de un líder religioso quien unifica a los creyentes de Dios en el país. Las palabras del rey son absolutas, y el papel del estadista que trabaja en la corte real no es más que su consejero. Todo dentro del país era decidido por el rey, y ese principio no podía cambiarse.

…Maa, por eso es que Chichi-ue se toma un respiro de vez en vez.

En efecto…

Era bastante difícil para el Príncipe a la Corona aprobarlo y a Kamunyas se le salió una vaga voz a sus palabras sin añadir una respuesta o suspiro.

—Por coincidencia, ¿la fecha para cuando Haha-ue regresa a la villa real aún es desconocida?

E-Eso… no, aún no…

Eso es malo.

Regresándole la carta a Kamunyas, el Príncipe a la Corona revelo una falsa sonrisa la cual no podía ser tomada como buena, se volvió a poner los guantes y recogió las tijeras.

—Si Haha-ue regresa de la recuperación y el hecho que Chichi-ue fue a casa de su moza se expone, es posible que su condición se vuelva a deteriorar. En el peor caso, puede llegar al divorcio.

P-Pero que se puede—

Le escribiré una carta a Haha-ue y le pediré que descanse por más tiempo en la villa real debido al desordenado procedimiento luego de la rebelión de Seriba.
Es una espléndida idea—

Luego de eso, sería grandioso si el asunto de Biranoba se resuelve pronto—por el método de Kamunyas-kyou.

¿Ha-Hai?

Llama a Kaparos-kyou. ¿Me pregunto si puedo confirmar el presupuesto?

El presupuesto— ¿verdad?

Y también llama aquí a Barzari-kyou.

Kaparos y Barzari era estadistas que servían como el Ministro de Finanzas y el Ministro de Asuntos Exteriores respectivamente; juntos con el Ministro de Hacienda Kamunyas y el Ministro Militar Garido, se referían como el Cuarteto Veterano de Estadistas de Amaddo.

¿P-Por qué es necesario llamarlos a ambos?

Un presupuesto es necesario para maniobrar a la Orden de Caballeros, ¿cierto?

¿¡Huh, maniobrarlos!? ¿¡Por qué en este momento!?

Precisamente porque es este momento… Podemos forzar a las fuerzas del gobierno de Biranoba a aceptar las negociaciones cuando las necesidades se alcen, así que haré los arreglos con Barzari-kyou.

¡Su Majestad…! ¿¡Qué está intentando hacer!?

Maa maa.

El Príncipe a la Corona corto una rosa blanca y la presiono contra Kamunyas; mezclando en un zumbido, él regreso a la poda de las rosas.

Si uno tuviera que decirlo, el padre quien era el rey, era un hombre que expandió el territorio de Amaddo y pensó que pelear contra los barbaros creyentes era su trabajo—dicho a lo bien, él era heroico; dicho a la mala, era duro—y no mediaba con asuntos domésticos.

Sin embargo, el hijo quien era el Príncipe a la Corona se veía indiferente, pero en efecto era calculador y astuto. Dicho simple, sus profundos pensamientos eran completamente impalpables.

Por eso, Kamunyas no podía entender lo que el Príncipe a la Corona estaba tratando de hacer ahora.

Si fuera un hombre inteligente, él probablemente no haría algo que dañara los intereses de la nación, aunque el Príncipe a la Corona tenía la habilidad de hacer que las personas se preocuparan por hacer cosas inimaginables.

♦♦♦♦♦

Habiéndose detenido en ruta por la noche en una larga estación, el equipo de Valeria llego a la capital de Biranoba, la ciudad de Buruan al siguiente día.

Como un amistoso país desde tiempos antiguos, no tenía sentido esconder personas que viajan de Amaddo y Biranoba. Además, Buruan no tiene muros que protejan la capital.

Un hermoso castillo blanco de yeso se levantaba por una gentil colina, y las ciudades se esparcían en cada dirección con ella como el centro. Sin la demarcación de los muros, Buruan era una ciudad grande de negocios donde las personas y artículos iban y salían libremente, independiente si era de día o noche.

Hee—

Mostrando su cara por la ventana del carruaje, Valeria bajo el sombrero arriba de su cabeza y miró al castillo.
Que encantador castillo, a pesar de ser un poco inseguro. En tal planicie abierta, y qué más, no hay muros. ¿Puede ser la capital defendida en un momento crítico?

No creo que haya un momento crítico.

Dimitar respondió de inmediato desde el pedestal del chófer. 

Biranoba está interpuesta entre los aliados, Amaddo y Diruma, situadas al este y oeste respectivamente. La posibilidad de un ataque de un país externo es cercana a cero.

¿Así es eso?

Cuando Valeria regreso la mirada al carruaje, Karin asistió ligeramente.

—También es debido a la política nacional de Buruan de no imponer tarifas que no hay un muro o puerta. Si los mercantes pueden ir y venir sin imponerles tarifas, eso solo llegará al éxito en las transacciones.

Quizás porque ella escuchó las palabras de Dimitar, Karin habló en voz baja.

…Él sabe mucho, ¿no? Teniendo ese tipo de discernimiento profundo, creo que sería bueno para ti seguir su ejemplo aunque sea un poco.

Solo sabe un poco por andar vagando de aquí a allá y por sus días en la Orden de Caballeros.

Por eso, no era inusual que Dimitar tuviera un extenso conocimiento, pero Valeria no estaba contenta que Karin lo alabara y no podía evitar sentir agitación. Incluso parecía que la evaluación de Karin por Dimitar era una mala broma, ella no parecía estar molestando a Valeria.

Valeria se sentó en el suave y esponjoso asiento, cerró el abanico y ajusto su escote de corte bajo.

—A propósito Karin, ¿qué tipo de persona es tu conocido?

…La Casa Valiente es el hogar de mi abuela materna. Es una familia noble incluso en Biranoba y escuché que el actual jefe de familia, Dante, sirve como un primer ministro en Biranoba.

Ah, qué persona más destacable.

Dicho eso, aunque su edad no es muy diferente a la nuestra… Si lo recuerdo bien, tiene alrededor de 19

¿¡Eh!? ¿¡Es un primer ministro de un país a los 19!?

Es el Primer Ministro… Pero creo que es temporal debido a charlas de sucesión de su padre que falleció el año pasado.

Karin mezcló un suspiro y contesto, entonces de pronto vio a Petra.

Petra, infórmale a Richternach-kyou de la ruta.

Está bien.

Petra abrió la pequeña ventana colocada atrás del pedestal del chófer y direccionó a Dimitar al camino para la mansión de la Casa Valiente. Parece ser que las grandes residencias de los nobles en Biranoba estaban a las afueras de las ciudades.

El camino bordeado por hileras de arbustos separando el centro del tranquilo distrito rural y la silueta de una blanca mansión pronto apareció del otro lado.

Apoyándose otra vez en la ventana, Valeria inclino su cabeza de lado.

El castillo y las calles de tiendas y las casas de un rato son así también, pero esta capital tiene numerosos edificios blancos.
…Sí serás, ¿no sabes cuál es la flor nacional de Biranoba?

Sosteniendo los frenos, Dimitar vio por su hombro a Valeria. Era la usual mirada fría que reprendía a la otra parte.

¿Eh? N-No lo sé, pero—

Hubo tanto tiempo para prepararse, ¿qué tanto estuviste haciendo?

Qué—

Es lo básico de lo básico para investigar en un país extranjero si vas a salir a una misión. A este paso, lo más probable es que hayas estado escogiendo vestidos en lugar de investigar lo suficiente de Biranoba, ¿cierto?

Ginuu…

Ya que fue lo primero que hizo Valeria luego de recibir la orden del Príncipe a la Corona fue escoger vestidos, ella no tenía como refutar. Apartando su mirada de la joven que estaba murmurando con un “mogo mogo”, Dimitar hundió sus hombros.

—La flor nacional de Biranoba es la Lila Blanca. El castillo de Biranoba está pintado con yeso blanco con ella como imagen y es llamado el Castillo Lila Blanca. Es por la misma razón que los castillos de la ciudad son blancos. Parece que el encalado es reunido a menudo de las montañas que están pegadas a la frontera nacional de Diruma. El yeso de alta calidad es una de las especialidades del país. Recuerdo eso bien. Mejor dicho, debiste estudiar antes. Tu excesiva ignorancia no solo me afecta a mí, sino al honor de Amaddo.

¡Mugigi…!

Para validar el razonamiento que venía directo del frente como siempre, Valeria solo podía apretar sus puños y salió del carruaje.

…Perdón. Pienso lo mismo que él.
Siendo golpeada por Karin, la cara de Valeria se puso más roja y cerró la venta. 

♦♦♦♦♦

Cuando ellos pasaron por la puerta de la Casa Valiente y se acercaron a la fuente de agua en el centro, las sirvientas de la mansión estaban paradas en línea y saludaron al grupo.

No pierdas la concentración.

Deteniendo el carruaje antes del vestíbulo, Dimitar le dijo eso a Bettina en voz baja.

—Saca todo el equipaje que puedas. Aunque las otros también llevan, debes llevar tu propio equipaje personalmente.

No me importa, pero… ¿por qué?

Te lo explicaré luego

Dimitar saltó del pedestal del chófer, preparando una pequeña escalera y abrió la puerta del carruaje.

Bienvenidas, Karin-sama, Petra-sama.

Las sirvientas saludaron a Karin y Petra simultáneamente cuando se bajaron del carruaje. Probablemente era porque visitaban este lugar varias veces. Las entrenadas sirvientas tampoco se olvidaron de saludar a Valeria que bajo después.

Dimitar le dio la custodia del carruaje a una persona de la mansión y llevo un 20% de equipaje él mismo mientras Bettina tomo el otro 80%. Luego, Karin y las demás entraron a la casa Valiente.

—Bienvenida, Karin. Y también sus invitados.

Sobre la entrada del espacioso salón, una clara voz resonó. Desde el segundo piso del corredor del salón, un joven vistiendo ropa ceremonial con una cola de caballo descendió.

¿Es él?

Valeria pregunto, lo cual era solo comprable con ella, hacia Karin en voz baja, pero también fue escuchado por Dimitar. 

Por qué esta chica pregunta cada cosa que puede entenderse sin pensar—Dimitar reflexiono chasqueando su lengua, entonces causalmente observo al maestro de esta mansión.

El primer ministro de Biranoba, Dante Valiente, descendió desde las escaleras lentamente—de acuerdo a la información que Dimitar investigó antes, él siguió los pasos de su padre volviéndose primer ministro, aunque solo tenía 19. Era cierto que él era un joven y listo político con un futuro de grandes expectativas.

Algo de la chillante voz de Dante irritaba un poco a Dimitar, aunque era igual con él.

Bajando mientras tocaba su gran y rojizo rizo, Dante se inclinó y suavemente besó la mano de Karin. Viendo a Karin con los ojos, él murmuró.  

¿Cuántos años tienes?

…No debes olvidarlo luego de siete años, ¿cierto?

Hahaha, ¿así es eso?

Dante frunció sus ojos y sonrió, luego tomo la mano de Valeria que estaba a la par de Karin.

Gusto en conocerla, Costacurta-geika. Soy el primer ministro de Biranoba, Dante Valiente

El gusto es mí, Su Excelencia. Por su invitación, estaré a su cuidado y trataré de no molestarle.

Aunque su expresión facial se veía un poco rígida, sus palabras fluyeron con cuidado. Lo más probable, ella había practicado su discurso con cuidado.

Dante termino de saludar a Petra, y vio fue hacia Bettina más que con Dimitar.

Eres el Hiera Glaphicos, Richternach-kyou—, ¿y esta es?

Soy la asistente de Valeria-sama, Bettina desu~.

¿Asistente?

Dante levanto sus cejas y vio a Bettina. Ciertamente, se esperaba que él no pudiera aceptarlo de inmediato cuando una masa corta y armadura rosa se presentara como una asistente, Karin luego se lo dijo al asombrado Dante.

…Lo siento, hay un significado detrás de su apariencia infantil. Ella no será una molestia y puedo garantizar su identidad, por eso ya no toques el tema.

Pensar que tal moda es famosa en Amaddo. — ¿Esta armadura se mueve con poder mágico?

Um, maa.

Como se esperaba de la magia avanzada de Amaddo. Me siento nervioso al progreso de la ingeniería mágica.

Dante sonrió amargamente e invitó al equipo a entrar.

En el pasadizo unido al interior, un gran hombre con ojos filosos estaba parado allí. Era obvio que él no era un criado que participaba de los deberes rutinarios de esta mansión. Él probablemente era un mercenario.

Él es un guardián de esta mansión, Salomon Puyol. Aunque puede ser reservado y antisocial, es confiable y ha servido aquí desde la generación de mi padre.

……

Dimitar secretamente reviso la mano de Salomon que se inclinó en silencio. La piel cerca de la base de su pulgar derecho era dura, probablemente un resultado de blandir una espada o lanza por muchos años. Es definitivo que era un soldado que había acumulado una considerable cantidad de experiencia. 

Los cuartos para invitados han sido preparados por separado.

A donde Dante los había guiado personalmente, era un cuarto separado de la vasta mansión en el primer piso que daba la cara al elegante jardín. Era un cuarto de primera clase por fuera y por dentro, haciendo que la posada donde Dimitar se quedaba usualmente pareciera absurda y tal cuarto fue preparado para cada una de las cinco personas del equipo.

Por favor descansen primero. Debería de enfriar las bebidas. Después, alguien los guiará por la mansión.

Dejando la generosidad típica de un maestro de una noble familia que había continuado por generaciones, Dante luego vio que él tenía trabajo que hacer y regreso a su estudio.

……

Intercambiando miradas con Valeria y el resto, Dimitar entró al cuarto que le asignaron y toco el muro y el suelo para revisar la presencia de un camino secreto o una puerta oculta antes de desempacar su ropa de viaje.

No hay nada aquí… Aunque no sería extraño que el cuarto del líder tenga uno o dos pasajes secretos.
Tronando su cuello con un “koki koki”, Dimitar abrió el collar de su prenda exterior y dio un paso adelante del balcón. Una cama de hermosas flores estaba floreciendo justo debajo del balcón. Ya que el balcón no estaba bien situado, era posible ir al cuarto de Bettina o Valeria sin pasar por la mansión vía este balcón. Naturalmente, él podía usar esto para escapar cuando la situación lo requiriera.

Mientras construía una ruta de escape en caso de emergencia en su cabeza, Dimitar empezó a cambiarse de ropa. Era un exceso de charlas problemáticas, pero Dimitar tenía que asistir a esta fiesta debido a su posición. Para Dimitar quien odiaba las formalidades, pasar tiempo con una perfecta y clara cara como un miembro del clan Richternach la cual era una noble familia de Amaddo y, sobre todo, como el Hiera Glaphicos de Valeria Costacurta, era toda una tortura. Si no fuera parte de la misión, él quería tomar un respiro por la ventana y escapar cuanto antes.

¡Dimita~r-san! ¡Dimi-sa~n!

La masiva puerta fue golpeada y la voz de la cosa rosa podía escucharse.

No grites el nombre de las personas así… Ya seas tú o Mercier, ¿por qué los mocosos actúan tan familiar con todos?

Abriendo la puerta e invitando a pasar a Bettina en su cuarto, Dimitar compuso el puño de su camisa blanca y suspiro.

No quiero que me lo diga Dimitar-san quien llama a las personas Gacha Rosa-desu~.

¿Y qué quieres?

Um—, parece que habrá una fiesta esta noche, pero ¿qué hago~?

Espera en tu cuarto.

¿Hai?

Dije que esperes en tu cuarto.
¡P-P-Por qué! ¡Incluso yo quiero comer buena comida en el banquete-desuu!

Bettina azotó su pie con enojo. Molesto por la dureza del collar, Dimitar se sentó en una silla.

Entonces, te pediré un par de cosas, pero… ¿trajiste un vestido?

No. No sabía que habría una fiesta…

Es porque nunca lo mencioné.

¡Qué cruel!

No es como que lo omitiera. Fue porque es algo que preparé. — ¿Lo entiendes? En el momento cuando piensas las cosas cuidadosamente, ya eres innecesaria para la fiesta de esta noche.

¡E-Esto es discriminación-desuyou!

Entonces, supongamos que ya lo sabías, ¿podrías preparar un vestido que es tan costoso como para construir una casa pequeña?

¿Eh…? ¿Construir una casa…?

¿No es obvio? Es una fiesta donde se reúnen personas usando vestidos, ¿sabes? Si es una mujer, ella tiene que usar otras cosas necesarias como gargantillas o anillos. Aunque Su Eminencia está en la ruina, pueden preparar al menos esto ya que originalmente es de familia noble. Pero ¿puede ser posible para ti? Incluso si te las arreglas para prestar un vestido, ¿sabes de modales? ¿Puedes tener una aceptable y buena conversación sin ser maleducada? ¿Qué si un hombre te invita a bailar?

Bettina se desmorono con un estruendoso sonido de “¡gachaa!” por las preguntas de Dimitar.

E-Es imposible-desuu…

Eso pensé.

Dicho simple, Bettina solo era la sobrina de un ingeniero que trabajaba para la armada del Reino Amaddo. Ella era sin dudas una plebeya y con razón, la más lejana de participar en la fiesta de hoy, era imposible para ella ser invitada a esta mansión como una invitada.

…Maa, aunque quiero verte en una apariencia fuera de esa armadura, deja lo de hoy. Además de todo, puedes aguantar las ganas de hacer pee.

Uuu… p-pero el banquete—

Te traeré algo de comida… Aparte de eso, no te la puedes quitar.

¿…Hai?

Ese Bachu.

¿Te refieres a Bachururus?

No te olvides de lo que dijo el Jefe Ingeniero. Hay una masa de información altamente clasificada. Además, cuida de ello durante la fiesta. Cuídalo como se debe.

Dimitar apunto hacia Jagieruka que estaba recostada contra el equipaje mientras bebía agua de un pichel.

¿Eh? ¿Por qué?

Ya que me siento intranquilo dejando esto en el cuarto, no puedo llevar tal cosa peligrosa a la fiesta.

Cuando Dimi-san lo pone de esa manera, es como si hubiera un ladrón en esta misión.

No solo esta misión. Siempre he sido cuidadoso para lo que pueda pasar. Ya que también trajiste esa armadura rosada, siempre actúa con eso en mente… Si es robada por casualidad, el único en mala posición será tu tío.

Oh, por favor no me amenaces.

No es una amenaza. Es un hecho.

…De alguna manera, se puso de miedo estar sola en esta habitación…

Con sus dedos adentro, Bettina regreso a su cuarto sintiendo inquietud mientras gruñía. Ella probablemente estaba peleando contra las ganas de hacer pee que le volvieron a dar.

Dimitar jaló las cortinas de la ventana del balcón y puso en la cama a Jagieruka. Él no estaba cansado en particular, pero él trataba de descansar siempre que pudiese hacerlo.

♦♦♦♦♦

En el mismo día, luego de ser llamado por el Príncipe a la Corona y hablando de varias cosas, Lucius regreso a casa para comer. En medio del cambio de ropa, él escucho que su madre regreso a casa y se asombró.

…Aunque diga esto, es raro que Haha-ue y yo regresemos a casa antes de comer al mismo tiempo.

Han pasado 10 días desde la última vez.

Thial quien asistía a Lucius con el cambio de ropa murmuró para completar.

En ese caso, comeré junto a Haha-ue hoy ya que es una rara ocasión.

Entonces hagamos eso.

Quitándose el cinturón de su traje y golpeando su costado con un “pon”, Lucius fue al comedor.

—También llegas temprano.

Cuando Lucius se sentó en la mesa primero y bebió su vino, Orvieto apareció luego de cambiar su ropa.

Su Majestad me ordenó regresar a casa temprano y descansara.

¿…Ese chico está planeando algo otra vez?

Haha-ue.

Lucius recogió los cubiertos y vio a su madre con los ojos. Orvieto sostenía la más importante posición en el reino, pero a él siempre le molestaba cuando ella decía cosas tan irrespetuosas de vez en vez. Desde el punto de vista de Orvieto, el Príncipe a la Corona Isaac era ciertamente un joven cuya edad no era diferente a la de su hijo, sin embargo, era inexcusable llamarlo de esa manera. Puede que incluso sea un problema más problemático si alguien del castillo lo escucha.

Vaciando su vaso de vino, Orvieto dijo.

Después de todo, él está haciendo algo, ¿cierto? Por eso, él envió a dos Dominas a Biranoba… ¿Me pregunto qué estará haciendo?

Como se esperaba, es algo que no puedo decirle a Haha-ue.

Naturalmente, Lucius sabía del objetivo detrás de Valeria y el grupo que viajó a Biranoba, pero incluso si era Orvieto, él no le diría eso.
Dejando de lado mi posición como la directora de la academia mágica, soy la guardiana de Dii… Ya que Valeria-jou tuvo que partir, significa que ese chicho también se fue, ¿cierto?

Creo que te darías cuenta sí él está aquí si vas a la posaba y lo ves… Y lo que es más, está es la primera vez que escucho que Valeria-jou partió.

Eres malo mintiendo y actuando.

Orvieto gestó sus labios, bajando el vaso y se extendió para servirse sopa con el cálido vapor que subía. Aunque es una cocina de cordero asado, albóndigas con especias, y un omelette relleno de anguila se esparcía por la mesa, Orvieto no comió mucho de eso.

—De paso, ¿qué prueba tienes que hacer?

¿Hai?

El chico—no, el Príncipe Heredero dijo algo, ¿cierto? Descansa tu cuerpo o algo así.

Se espera que unas maniobras empiecen pronto. En ese caso, puede que esté asunte de casa por unos días.

Unas maniobras, ¿la Orden de Caballeros de hijos de familias influyentes?

…No puedes hablar de esto con nadie, Haha-ue. Incluyéndome, la reunión de los niños es un hecho.

Estoy muy interesa en ver a esos niños dejando su nido, y qué tipo de maniobras harán… ¿quizás esté relacionado con el caso de Biranoba?

No puedo decirlo. Si quieres saberlo, por favor habla con Su Majestad.

Debería de hacerlo si me siento afectada.
Diciendo eso, Orvieto comió sopa de vegetales elegantemente.

—¿Me pregunto si Dii está comiendo apropiadamente?

Todo está bien. A diferencia de Haha-ue y yo, Dii es una persona que puede prepararse su comida si no hay que comer… Además, creo que debe estar rodeado de cocina lujosa esta vez.

¿Eso significa que Dii está en un lugar que puede producir buena comida? ¿Me pregunto en dónde puede estar?

……

Habiendo charlado despreocupadamente del paradero de Dimitar, Lucius alejo la mirada de su madre.

♦♦♦♦♦

La Casa Valiente parecía poseer más influencia en Biranoba de lo que Valeria pensaba. Que podía ser entendido al juzgar el número de personas agrupadas para la fiesta de hoy. Está podía ser la verdadera influencia ejercida por una vieja familia; una noble familia que había preservado el prestigio.

Si antes que ella, quien aún no se volvía Dominas, usaba el nombre de la Casa Costacurta para reunir personas, Valeria estaba segura que no podía reunir a tantas. Sin embargo, era probable que la Casa Costacurta había tenido una gloria como esta hasta que su abuelo malograra esta casa.

El sueño de Valeria era recuperar la antigua gloria de la Casa Costacurta con su propia fuerza.

Sin embargo, la fuerza de austeridad era más dura de lo que Valeria podía imaginarse.

¿Valeria-jou ya está jugando un papel activo como Dominas en su país?
Exacto, por favor déjenos escuchar de las actividades que ha realizado hasta ahora.

Eso es… bueno…

Rodeada por jóvenes nobles que habían llegado a la adultez, Valeria se seguro que su sonrisa no cayera con su mayor esfuerzo. Hablando de fiestas, era lo mismo incluso en Amaddo donde Valeria estaba rodeada de personas, pero el sentido de distancia de cada persona aquí era inusual. Dicho simple, era la primera vez que ella sentía esta horda de curiosidad.

La mayoría del trabajo que he realizado está relacionado con información altamente clasificada del país, así que—

Ella no podía decir que solo había completado una misión hasta ahora y que ella estaba aquí ahora para su segunda misión—por lo tanto, ella evadió el tema.

¿Incluso ese tipo de tema le es confiado a una Dominas?

Ciertamente pensaba que ofrecía oraciones a Redountra cada día en el templo.

Aunque quiero experimentar un día tranquilo, soy una Dominas como también una Inspectora de alto rango de Amaddo, así que estoy ocupada de una u otra manera...

Aunque Valeria oculto sus labios con el abanico extendido y río elegantemente con un “ohohohoho”, ella estaba emocionalmente cansada.

En resumen, una Dominas era una rara existencia para los nobles de Biranoba.

Ciertamente, las Dominas eran personas con raros talentos y solo había 12 de ellas en el continente, pero ante de eso, guerreros mágicos eran escasos en Biranoba. Ya que Biranoba no tenía una Dominas, tampoco había una organización oficial para investigar magia ni una organización especializada para gestar guerreros mágicos. Además, talentos que poseían poder mágico dejaban el país repetidamente, y a la larga, guerreros mágicos que podían usar magia en un nivel práctico eran casi inexistentes en Biranoba ahora.

Valeria Costacurta era una guerra mágica que poseía el poder más fuerte en el continente y también es una Dominas; aunque podía ser un objeto de interés y aspiración más que un objeto de reverencia para él. Obviamente, su encanto como mujer estaba envuelto al punto de ver que ellos de vez en vez le lanzaban miradas a su área baja; sin embargo, eso no era mucho consuelo para ella.

Uno de los jóvenes nobles le pregunto a Valeria, quien casualmente cambio de posición el chal en sus hombros para reducir su exposición de piel.

Escuche que Valeria-jou tiene 16, pero ¿hasta cuándo tendrá sus deberes de una Dominas?

Usualmente son nueve años.

Lo que quiere decir… ¿va a dedicar su puridad a Dios hasta completar su deber a los 25?

Es un desperdicio—

Valeria escucho su murmureo mezclado con un modesto suspiro que se le salió sin querer.

Iya, si es Valeria-jou, se volverá mucho más hermosa en nueve años.

Entonces también trataré de llevar una honesta vida de abstinencia por nueve años.

Incapaz de saber si esos jóvenes estaban bromeando o siendo serios, Valeria naturalmente respondió con una sonrisa forzada y alejo la mirada rápidamente.

En la interior situación de uno contra muchos, había un límite para seguir con su fachada de señorita. Siendo así, ella tampoco podía revelar su determinada cara y tomar la atención de los alrededores o desfallecer de la sofocación mental.


Para sobrellevar la situación, Valeria superviso sus alrededores esperando la ayuda de un amigo. Por desgracia, la figura de Karin quien era la más confiable que podía encontrar y Petra no notaron a Valeria por charlar felizmente con mujeres que parecían ser viejas amigas. Ya que Bettina no vino a este lugar desde el comienzo, siendo el caso, había una persona en quien Valeria podía apoyarse—

¿¡ —!?

Valeria estaba asombrada, ella involuntariamente termino volviendo a ver.

Similar a cómo Valeria estaba rodeada por jóvenes bien vestidos, Dimitar también estaba rodeado por señoritas en encantadores vestidos. Sobre todo, ¿de qué estaba hablando con una sonrisa aduladora la cual ella nunca había visto? ¿Y no era él quien estaba haciendo reír a las mujeres?

Ya que Valeria estaba sorprendida de que el joven no cometiera un error en este lugar, ella también estaba que hervía del enojo con un “futsu futsu” a la misma vez.

Incluso si no las conocía, él era capaz de actuar cordialmente con mujeres quienes solo conocería hoy y no sabía si las volvería a encontrar luego. ¿Aunque por qué él no era capaz de hacer lo mismo con ella que era su superior? Ella no lo tomaría en cuenta si solo fuera eso, pero por qué continuaba repitiendo afecciones que la irritaban—

Ella apeas mantenía su compostura cuando empezó a pensar en eso. Pero al menos, ella no podía sonreírle a la fiesta.

¿…Valeria-jou?

¿Él notó que Valeria arrugo su frente? Un joven entonces la llamó.

Ah, n, no, no es nada—

Valeria, quien parpadeo rápidamente y de alguna manera borró su cansada expresión, respondió con una sorprendente voz y cayó ligeramente en pánico.

Cuando Valeria calmó su agitación y miró a Dimitar con un “goriri”, sus líneas de visión se alinearon.

……

Recibiendo la mirada de Valeria llena de enojo e irritación, Dimitar por sorpresa no la ignoro. Luego de inclinarse a las mujeres alrededor y pasando por el centro del círculo, él se aproximó a Valeria.

Perdóneme por interrumpir su charla — Su Eminencia.

¿H-Hai?

Hay algo que quiero decirle.

Dimitar dio una significante inclinación y miro hacia el balcón.

—Chicos, me disculpan por un rato.

Valeria le informó a los jóvenes y procedió al balcón con Dimitar.

¿De qué estás hablando?

No hay necesidad de ser específico. Y tampoco hay nada que decir.

¿Hai?

Solo usé eso como pretexto para traerla aquí porque estaba haciendo una expresión tonta. ¿No estaba en problemas porque estaba rodeada por esos jóvenes?

Err—
¿Estoy equivocado? Si lo malentendí, entonces regresaré.

Ah, no no no, n-no estás equivocado, um—

Ella estaría avergonzada si lo admitiera, sin embargo, la causa del mal humor de Valeria era Dimitar más que esos jóvenes. Pero para quejarse ella fue traída hasta aquí, y además, ella estaba avergonzada ahora al saber que Dimitar la estaba observando, por eso era incapaz de responder.

¿Qué estaba pretendiendo?

Cuando Dimitar suspiro, él se recostó contra la baranda del balcón y río.

—Sin embargo, ellos también están pretendiendo.

¿Huh? ¿Esas personas?

Sí. Están muy conscientes de los méritos de casarse con una Dominas.

¿Méritos?

Valeria ceso el insignificante agité de su abanico y le hizo una pregunta en respuesta.

¿Los sigues acompañando sin saber eso?

Dimitar estaba asombrado, luego volvió a suspirar y dijo.

Las personas que poseen habilidad mágica y son promovidos a altos puestos, es natural que vayan a colocarlos en alta estima. En ese sentido, Biranoba puede ser la mejor elección. En todo caso, este país no tiene una Dominas y le falta potencial de guerra. Si es en tal país, una Dominas es altamente valiosa aun retirada.

Retirada— ¡Aún no me retiro!

Hablamos de en nueve años. Incluso yo estaré en problemas si se retira— Sin embargo, pueden ir muy en serio para proponérselo luego de nueve años, ¿sabe? Eso no significa que la habilidad de una Domina será rechazada solo porque se retiró. Además, solo por tener un guerrero mágico en sus filas pueden llevar una vida exitosa en este país.

¿E-Ellos se me están proponiendo…?

Si lo piensa como un tipo de matrimonio político, es lo más probable. No buscan belleza ni activos o fuerza política en sus esposas, sino puro poder mágico.

……

En esa situación, era como si le dijeran que ella no tenía más valor para las personas que por su habilidad mágica.

Cuando Valeria lo pensó así, ella inconscientemente gruño en alto.

…Tú.

Escuchando el gruñido de Valeria por casualidad, Dimitar miro a la chica fríamente.

Si el título de Dominas y talento mágico son arrebatados de ti, ¿qué te queda?

¿Eh? Por supuesto, eso es—

Además de la fortuna de tu padre, es tu apariencia y juventud.

Dimitar cortó a Valeria y dijo eso cuando ella trató de listarlas una a una.   

Incluso Biranoba tiene muchas chicas bellas de buenas familias. Si ellos quieren ese tipo de pareja, no es necesario que ellos expresen la búsqueda de una hija noble por fuera del país.

Él dijo esas palabras a secas y salió del balcón.

¡Qué, espera…!

Las mejillas de Valeria se crisparon y ella vio la espalda de Dimitar.

¿¡No me queda nada sin mi título y magia son arrebatadas!? ¿¡Quién se cree!? …No, él no dijo lo suficiente. Aun así, dicha la fortuna de mi padre, mi juventud y mi apariencia es todo lo que soy—

Valeria libero un suspiro con enojo y se apoyó contra el balcón. Mientras golpeaba el abanico en su hombro, ella bajo la mirada al jardín.

¿…Hmm?

Ella no podía ver claramente ya que la luz de las estrellas era insuficiente, pero había dos figuras cerca bajo la sombra de un árbol.

……

Valeria regreso al salón del balcón y cerró la puerta de vidrio con sus manos.

Ella trató de volver a observar el interior del salón, pero Karin no estaba en ningún lado como esperaba. Además, Dante que debería ser el anfitrión tampoco parecía estar cerca.

Ella fácilmente podía decir de quiénes eran el par de siluetas a la sombra del árbol de hace rato.

¿No estás apresurando las cosas muy rápido?
Valeria extendió el abanico para ocultar la mitad de su cara y procedió a la mesa que estaba llena de comida.

♦♦♦♦♦

En Amaddo, las más jóvenes empezaban el entrenamiento a los 7 u 8, mientras que las más tardías antes de su cumpleaños 12 debían decidir en volverse una Dominas.

El empezar el entrenamiento significaba tatuarse crestas mágicas en la piel, seguido de estudiar el uso de magia elemental. Karin era una niña que memorizaba rápido, pero para cuando estaba por los 10 ella escogió este camino, por lo tanto, la vez cuando las crestas mágicas le fueron tatuadas primero eso se quedó grabado en su mente ahora.

Aunque más de la mitad de las chicas apuntaban a ser una Dominas, ¿ellas sentían la falta de talento o no podían soportar el dolor de tener las crestas mágicas? Ellas abandonaban su sueño a medio año luego de empezado el entrenamiento. Por eso en el medio de esta dura competición, Karin públicamente se convirtió en una Dominas con su natural habilidad, esfuerzo y algo de ayuda de la suerte.

La última vez que ella visitó la Casa Valiente fue cuando tenía 10, antes que participara en el entrenamiento, y esta era su primera visita en 7 años ya que ella rara vez dejaba Roma durante el entrenamiento.

Los rastros de esos días cuando ella jugaba a las escondidas en el jardín como una niña ya se habían ido.

Luego de la muerte de papá, tuve que tomar las riendas.

Dante le sonrió a Karin mientras la guiaba por el jardín a la noche.

—Ya que soy el soporte de la Casa Valiente luego de la muerte de papá.

Yendo al punto donde quieres pintarlo en tus colores— ¿cierto?

Maa, ¿es algo como eso? …Hay muchas expectativas de generaciones jóvenes como nosotros que sostenemos este país.

……

Karin vio arriba al balcón donde carcajadas podían escucharse y suspiro.

¿…También formaste una conexión personal conmigo para eso? Eres ambicioso como tu Chichi-ue.

En los recuerdos de Karin, Dante Valiente era un chico de 12 años ligeramente precoz, pero el Dante con el que se vuelve a encontrar luego de 7 años era un joven y esplendido líder de la Casa Valiente. Él ahora era el Primer Ministro como un delegado de su padre que murió de pronto, pero si era este joven, él podía llenar el puesto eventualmente con solo su verdadera fuerza.

Te fuiste a Amaddo todo este tiempo así que puede que no lo sepas, pero…

Dante caminó al mirador en las esquinas del jardín para distanciarse del alto ruido que se escapaba, ofreciendo un banco a Karin y continúo hablando.

—Nuestra situación en Biranoba es muy delicada.

¿Es porque estamos entre dos grandes países?

Ese es el problema… La paz que Biranoba tiene ahora viene de la condición geográfica de estar entre dos grandes poderes que son Amaddo y Diruma. Nuestra paz es protegida por la fuerza militar de esos países.

¿Hay un problema con eso?

Inteligencia militar, Biranoba está obligada a depender de Amaddo y Diruma y tiene una pequeña porción de la enorme cantidad de los fondos anuales de ambos países como algo colateral… Pero si tengo que decirlo, entonces eso es un gasto completamente inútil.
…No es necesario, ¿no?

Originalmente, deberíamos tener nuestras propias armas para proteger al país. Sin embargo, ahora no tenemos armas. Como resultado de tener una porción de los fondos de guerra de ambos países, no hay ganancia para poseer armas.

¿…No es lo mismo al final?

Es diferente.

Dante se sentó en el banco opuesto a Karin, vio a la luna y agito su cabeza. Cada una de sus acciones teatrales no habían cambiado desde la vez que era un niño.

—Ese es un estado muy negligente. Incluso viendo el viejo mapa al menos, ¿cierto? La Biranoba de antes tenía un territorio que era casi dos veces más del actual, pero esos complots por tierras le pertenecen ahora a Amaddo y Diruma... ¿sabes por qué?

Lo siento… No me interesa la historia. Y esta tampoco es mi tierra madre.

Este también es el lugar de nacimiento de tu abuela.

…Es cierto.

Aunque Karin fue cortada a secas, ella sin duda entendió por qué el contexto de historia salió. Biranoba fue forzada a ceder territorio para ambos países porque se había vuelto un país subdesarrollado en magia y no era capaz de producir Dominas. Respecto al enorme gasto que era esencial para entrenar Dominas, Biranoba la cual había perdido Dominas cedió territorio—o lo vendió—

Si hubiera poder en nuestro país, sin perder a una Dominas, nuestro territorio no habría sido cedido. La estipulación que Biranoba había quedado con Amaddo esa vez fue claro—

¿…Hay un significado para que me lo expliques ahora?

Admirada por la gentil cara de Dante con su abanico desplegado, Karin interrumpió el discurso de su amigo de la infancia.

Si quieres reprochárselo a alguien, creo que lo mejor es que lo hagas con tu corte real. Sin embargo, dime que te estás equivocando. Ya que soy parte del gobierno de Amaddo, no estoy en posición de interferir.

Pero tú también tienes poder.

¿…Poder?

Karin no estaba segura a dónde estaba tratando de llegar Dante y frunció sus cejas. Como se esperaba, ella no debía hablarlo cara a cara con Dante. Para empezar, Karin y el equipo que llego a Biranoba buscaban a la asistente de Quique, una mujer llamada Nereida. Ella no tenía tiempo para meterse en la plática sin mérito de Dante.

¿…Recuerdas la última vez cuando viniste a pasar el verano aquí?

Dante dijo eso mientras jugaba con sus mechones de pelo.

Esa vez, recibí la sorpresa de escuchar que no podríamos reunirnos en un tiempo porque te ibas a entrenar.

…Tal cosa pudo haber pasado.

Las palabras que te dije en ese mirador ese día no fueron broma ni nada, pero ¿ya te olvidaste de ellas?

¿…Cuáles fueron?

Aunque Karin había buscado en sus recuerdos y recordó esas palabras, ella fingió falsa ignorancia y aparto la mirada. Entonces, la luna en el cielo nocturno estaba oscurecida por las gruesas nubes y brillaban débilmente. Para bien o mal, el humor no se puso malo.

Qué descorazonada… Pedí que te casarás conmigo, ¿sabes?

Lo siento. No lo recuerdo.

Incluso ahora, mis sentimientos no han cambiado.

Aun si es así, no puedo responder.

Entiendo que como una Dominas, estás obligada a mantener tu puridad.

Dante hundió sus hombros y se paró.

—He esperado por siete años. Por lo mismo, creo que no hay razón para que no pueda esperar por otros siete años.

¿…En serio?

Lo digo en serio.

…Sin embargo, si fuera a compaginar y contemplar el proceso de conversaciones, entonces es porque quieres mi talento mágico, ¿no es así?

Has sido una mujer inteligente desde mucho antes, por lo que maquillarlo solo lo hará inútil, y sobre todo, quiero serte honesto y decirte esto claramente… Ciertamente quiero tu talento mágico.

……

Sin embargo, lo de quererme casar contigo son mis verdaderos sentimientos. ¿Algún hombre además de mí se te ha declarado antes de saber que tenías talento mágico?

Él realmente no ha cambiado.
Viendo a Dante hablar con su mano colocada en su pecho, Karin pensó eso. Dante Valiente era una persona que hacía todo con gracia, pomposo y nunca trataba de esconder sus verdaderos deseos. Sin más decir, él debería tener en mente que es auto-eficiente ya que vivía en un mundo político, pero aun así, esa parte esencial de cuando era un chico parecía permanecer en él.

Karin se levantó del banco y ofreció su mano derecha a Dante.

…El anfitrión no debe estar ausente por siempre, ¿verdad? Regresemos.

Todavía no me das tu respuesta.

Sabes que no es algo que pueda responderse de una vez, ¿cierto?

Maa, tienes razón.

Tu respuesta a mi súplica es muy pobre… Soy una hija de la Casa Rudbeck, ¿sabes?

Si tienes dos hijos, el mayor y el segundo pueden ser herederos para la Casa Valiente y la Casa Rudbeck respectivamente.

…No le digas eso a Valeria.

¿Por qué?

……

Karin cerró su boca y dejo que Dante tomara su mano en silencio.

Si Valeria escucha las palabras de Dante, ella probablemente saltaría de la dicha a la evasiva la cual ella, como hija y heredera, podía casarse con Lucius. Irrefutablemente, si ella recurría a tal método, entonces la Casa Costacurta y la Casa Richternach podían tener herederos. Y si fuera una chica como Valeria, entonces ella podía tener a dos o tres niños saludables.
Sin embargo, Karin pensaba que algo no podía ir bien con Valeria y Lucius, y se sintió algo intranquila.

Siguiente
« Prev Post