Más Abajo del Cielo Estrellado

Capítulo 2: Incluso si el Sol Puede Caer un Día


Más Abajo del Cielo Estrellado


Ha tiempo, la vida floreció en la tierra. Árboles crecían en los magníficos bosques, bestias andaban libremente, y muchas razas empezaron con los Emnetwyte a encontrar su forma de vida. Esa prosperidad de pronto se fue luego de las llamas ’17 Bestias’. Aparecieron de quién sabe dónde y simplemente destrozaron todo y todas las formas de vida en la tierra. Los Emnetwyte cayeron, junto con los Dragones, Moleians, y Elfos. Solo unos cuando pudieron escapar al cielo guardando su vida.
Desde entonces, 500 han pasado. Lo único que les quedo a los sobrevivientes el mundo, Regul Aire, no se hundió. Con la cristalización de la esperanza que dejaron los Emnetwyte atrás, las Kaliyons, continuaron desesperadamente defendiendo las repetidas invasiones de las Bestias, arrojando efímeras vidas de las chicas cada vez.
El interminable estruendo de los hechizos reactivó continuamente los bajos cuarteles de la aeronave. Definitivamente era malo para mi saluda, Noft pensó mientras se alejaba de la ventana. Más allá de vidrio yacía solo la oscuridad pura y el reflejo de un niño mirando atrás con una expresión salada. Tal concurso proveía un poco de entretenimiento.

[¡Ahhm maldición! ¡Estoy aburrida! ¡¡Aburridaaaaa!!]

Ella lanzo su espalda a su espartana cama y extendió sus piernas en el aire. Por supuesto, ella sabía que arrojando un espasmo no cambiaría nada, pero su largo cuerpo se movió.
La aeronave en la que se montó, la tierra examinada por la aeronave Saxifraga, rondado en una altitud cercana a los 50 malumel sobre la superficie. Su altura era suficiente para resguardarlos del ataque de las Bestias, no podían volar por sí solas. Pero a veces, seguramente podía ser aburrido.

[¡Pensé que la tierra supuestamente estaba inundada de romance y aventura! ¿¡Dónde está la Princesas halcones rodeada por un centenar de Bestias esperando por un príncipe que las salvara!? ¿¡Por qué no encuentro las toneladas de tesoros cuando excavo por esta tierra arrida!? ¿¡Dónde están las Bestias!?]

[Noft, cállate.] Una voz tranquila la regañó.

Girando su cabeza, Noft sitúo a Lantolq sentada en la cama a su par, leyendo un libro.

[¿Qué pasa?]
[Fue de la excavación de ayer. Pensé que podía ser bueno para matar el tiempo, así que secretamente presté una del almacén.]

Lantolq siempre sonaba ligeramente molesta. Sobre todo, ella no usaba palabras buenas algunas veces. Como resultado, ella era temida y odiada por todas las pequeñas en el almacén, pero… bueno, si pasar el tiempo con ella no era tan malo. Noft no iba tan lejos para decir que era una buena persona, pero entonces otra vez Lantolq probablemente pensaría lo mismo de Noft.

[Así que es un libro antiguo. ¿Puedes leer esa cosa?]

Noft envolvió sus brazos alrededor de Lantolq desde atrás y ojeo sobre su hombro. Como esperaba, era un libro. El color había desaparecido un poco, pero la forma estaba más o menos intacta. No mostraba signos de que algo cayera. Debería ser algún tipo de suerte que lo preservo tan bien. En cuanto al contenido, por supuesto que todo lo que Noft podía ver eran símbolos sin significados alineados cruzando las páginas

[Mn… solo entiendo unas palabras.] Lantolq replico mientras tomaba un biscocho. [Aunque, no tan bien para entender exactamente el verdadero contenido. Solo trato de juntas las palabras y usar mi imaginación para darme un idea del significado. Es como un rompecabezas para pasar el tiempo.] Ella parecía un poco más molesta de lo usual con el objeto pesado sobre su espalda.

[Ooh. ¿Qué con eso?]

[Te dije que solo estaba adivinando.]

[Está bien, entonces cuéntame tus suposiciones. Extiende tus alas de la imaginación y descifra los antiguos registros que tiene un sentimiento a aventura.]

Lantolq suspiro e hizo una cara que conocía bien a Noft. Ese era el hecho que significaba que pacientemente estaría con la egoísta de Noft a pesar de las quejas.

[Los Emnetwyte no debieron existir. Su creación fue el primer y gran error de los Visitors.]

[¿Huh?]

[Te lo dije, es mi suposición después de ver esto. Basado en la introducción, la primera parte probablemente es de algo como eso.]

[Hm, así que, si ese libro se encontró en ruinas de los Emnetwyte, ¿significa que alguno de ellos reconocería que eran malos?]

[Sí, pero aparentemente esta creencia era tratada como un tabú y era peligroso entre los Emnetwyte de ese tiempo. Comparado al día actual, Regul Aire, puede ser algo como el ascenso de esa creencia.]

El ascenso de la creencia. Noft lo había escuchado antes. Proponentes creencias que Regul Aire no es más que un punto de paso, y que la vida un día se separaría incluso más de la profana tierra y ascendería más allá de las estrellas… o algo así. Por supuesto, solo creer que en ello no hacía daño a nadie, pero algunos radicales robaban o modificaban ilegalmente las aeronaves, así que en muchas islas flotantes las creencias están encima de ello.

[Y entonces…] El delgado dedo de Lantolq cruzo la página. [¿Los humanos… no… las Bestias fueron liberadas y la cruda verdad… lleno el mundo?]

[Ooh.] Noft se apoyó más de la emoción, lo que también significaba poner más peso en Lantolq.

[Noft, eres pesada.]

[Estás hablando de cómo la tierra fue destruida por las Bestias, ¿cierto? Genial, es como una profecía.]

[Ya veo.]

Noft tomo uno de los biscochos que Lantolq sostenía. Simples raciones de la armada, definitivamente no podían ser deliciosas, pero eran suficiente para un solitario estómago.

[Hay más… ¿los 16 fragmentos entonan la re-visualización de la verdad del mundo y la salvación del fin… océano y madre, miedo, dependencia, corazón completo… abrir… amanecer?][1]
Noft se miraba confusa. Lantolq parecía estar escuchando palabras al azar las cuales no tenían una relación, y completaban menos la oración. [¿Qué pasa con esa imaginación tuya?]

[Realmente solo es un cadena de palabras separadas. No hay nada que interpretar o imaginar—]

Un golpe sonó de la puerta.

Frunciendo el ceño, Noft sacudió a Lantolq y camino.

Había un especial invitado en esta aeronave. Todos abordo sabían de eso. Nadie trato de hablar él o acercársele, y por supuesto, nadie iba a visitarlo a su cuarto. Como una excepción, probablemente significaba que había un extremo peligro con solo tratar con ello. Sin embargo, parece que también el barco parecía calmado por eso. Noft lo escucho de cerca, pero ella no escucho gritos o artillería, solo un zumbido del reactor.

[Entre, no está cerrado.] Ella dijo cuidadosamente al visitante detrás de la puerta

La perilla se giro.

[¿Este es cuarto de espera del escolta?] Un hombre Borgle apareció de entre la puerta. Claramente favorecía la durabilidad y sentido práctico sobre la moda en su ropa. Él no era un soldado, basado en su falta de uniforme, tampoco parecía un mercante. [Quiero hablarle al escolta que enviaron a protegernos de las Bestias… ¿son ustedes las jovencitas de aquí?]

[No sé quién es, pero por favor váyase.] Lantolq lo dijo en voz fría. [Los miembros de la expedición tienen prohibido interactuar con nosotras. No debería ser capaz de estar cerca de este cuarto. ¿Qué están haciendo los guardias?]

[Ah, ellos me deben de un juego de cartas que junte en estos años. Así que se los pedí y apartaron la mirada.] El Borgle lo dijo con una sonrisa mientras se paraba más en el cuarto. [Oh, olvide presentarme. Soy Grick. Solo soy un salvador normal, pero fui contratado por Orlandri para actuar como un consejero en esta expedición. Nunca había hecho esto antes, pero me deje ir… ¿cuáles son sus nombres?]

[¿Crees que te los diremos? Además, nunca pedimos el tuyo.] Noft le hizo gestos para irse al hombre.
[Si solo fuiste contratado para esta misión, entonces con más razón no deberías romper las reglas de la compañía.] Lantolq le siguió el gesto a Noft.

[Quiero decir, solo quiero al menos saludar a las personas que les confiare mi vida.]

[¿De qué estás hablando viejo?] Noft lo vio sospechoso. [Los únicos que bien aquí son ustedes dos. Como puedes ver, somos una pareja de chicas sin marca. ¿Pareces guerreros capaces de defender a este barco de las temibles bestias?]

[Bueno, para ser honesto no lo creo, y no quiero creerlo, pero…] El Borgle apunto al bulto envuelto recostado en la pared. [Escuché de las señoritas que blanden las Armas Excavadoras. Leprechauns, ¿era?]

[¿Cuánto sabes de eso?]

[Pasa que lo escuché de un amigo el otro día… además, por como estoy todavía no estoy a una edad de ser llamado viejo.]

[Bueno, es seguro que eres más viejo que nosotras.]

Grick no parecía convencido. [Pues como sea, les traje algo. Me imagine que no han comido bien todavía en este rato, ya sea en tierra o aquí. Tomen, es una torta que traje de un carrito en el puerto de la isla 31 justo antes de partir.]

El colocó un pequeño paquete en la mesa. Noft lo miro involuntariamente; su boca empezó a hacerse agua y su estómago rugió en alto. El viejo tenía razón. Desde que dejaron Regul Aire hace como un mes atrás para proteger la expedición, ellas solo tenían raciones como carne seca o biscochos, y cosas así, no tomaban mucho espacio, y también no tenían sabor. Noft espero por una verdadera comida.

[Si vas a estar en la tierra por un rato, tienes que prestarle atención a tu comida. Es el sentido común de los Salvadores. Parece como planearon esta expedición sin saber mucho. Oh, tengo en la cocina puesto unas fuertes hierbas en la tarta para que siga fresca, pero lo mejor sería comerlo pronto.]

Noft podía sentir la emoción en su garganta. Pero, ella no podía ceder a sus deseos. Reuniendo su fuerza mental, ella aparto los ojos del paquete y miro al Borgle.
[Eres divertido. En realidad, crees que un simple soborno puede—]

[Ahora bien, a comer.]

[¿¡Lan!?] Noft giro sus ojos lagrimados y vio confundida a su amiga. [¿Qué estás haciendo? ¡No podemos tomarlo!]

[Huele delicioso y todo lo que hemos comido este mes son biscochos. No pude con la tentación.]

[¡¡Lo sé, lo sé, pero aún así!!]

[El sabor del Borgle difiere mucho del de los nuestros, si no lo comemos será un desperdicio.] Lantolq sonrió. [Además, no tenemos mucho qué hacer ahora, así que hablar no hará daño, ¿cierto?]

Noft se rindió. No importa qué dijera ahora, no haría la diferencia. Una vez Lantolq mostrara esa vil sonrisa, nada podía hacer cambiar de parecer. Cerca de medio año atrás, ella incluso sobrevivió a los tercos argumentos de Kutori.

Kutori.

Un hombre que Noft no quería tener mucho en mente. Alguna parte en su interior empezó a dolerle. Kutori había sido su compañera, su molesta mayor, alguien a quien siempre tenía para pelear por nada, y finalmente, un miembro de la familia que nunca volvió a ver.
Mientras Noft y Lantolq estaban en la espera, la tierra prometida había sido pasada. Un Teimerre especialmente grande había atacado las islas flotantes, Kutori fue enviada a la batalla, y entonces lo mató a cambio de su vida. Todo de acuerdo al plan. Ese era su trabajo como Leprechauns. No había miedo o luto. Solo hizo que Noft se sintiera un poco solitaria, sabiendo que cuando terminaran con la expedición y regresando a casa, esa ruidosa, molesta chica de cabello azul ya no estaría allí.

[¿Noft? ¿Qué pasa?]

[…Nada. Si quieres comer, adelante.] Noft una vez más se acostó en su cama. Se volteó a los dos en el cuarto, no quería mostrar su actual expresión.

[A comer…]

[Déjame la mitad.]

[Biiien. Como sea, Grick, ¿era? Te llamaste un consejero, así que asumo que has sido un Salvador por un buen rato.]

[Eso es. Creo que soy muy experimentado a la mayoría.]

[Entonces, ¿te has encontrado a una Bestia?]

Noft sintió un temblor en su espina al mencionar esa palabra.

[Veamos…] Grick presionó sus dedos en su frente mientras buscaba en su memoria. [Fui atacado en la 2da, 3eram y 6ta. También los vi en la 5ta y 11va, pero solo a cierta distancia.]

[¿¡Tantos!?] Noft saltó y exclamó sin creerlo. Sus lágrimas de alguna manera se secaron y se fueron. [¡Solo hemos peleado con el 6to, El Teimerre!]

[Bueno, no es como que peleara con ellos como ustedes. Solo hui y apenas escapé con vida.]

[Pero aún así, es justo decir que sabes más de las Bestias que nosotros.] Lantolq se hizo atrás luego de una breve interrupción.

[Yo no diría que sé más. ¿Tienes alguna pregunta de las Bestias?]

Mientras pelaba la envoltura de la tarta, Lantolq empezó a preguntar en voz calmada. [Siempre lo encontré extraño. Han pasado 500 años desde que la tierra fue limpiada. Desde entonces, vivimos con miedo de las 17 Bestias. La historia de Regul Aire es esencialmente el registro de Cómo hemos logrado evitar los colmillos de las bestias. A pesar de eso, apenas si sabemos de ellos.]

Allí iba otra vez, Noft pensó. Lantolq era lista, o al menos más que Noft. Lo que significaba que ella solía pensar y encontrar la mejor manera de pensar las cosas. Eso también significaba que algunas veces ella no pudiese evitar investigar preguntas hasta que encontrar una respuesta que le agradara. En opinión d Noft, era mejor simplemente no pensar de las preguntas que no se obtenían respuestas.

[… ¿Exactamente qué son las bestias? Quiero escuchar sus pensamientos del asunto.]

Lantolq siempre pensaba de cosas que ella no necesitaba pensar y quería saber cosas que ella no necesitaba saber. Con su curiosidad a flor de piel, ella empezó a ver directo a los ojos de Grick.




[1] De por sí a línea es rara debido a que como antes, ella no sabe leer bien el libro, de ahí el tartamudeo.
Siguiente
« Prev Post