Capítulo 13: Buscado


Capítulo 13: Buscado


Luego de pasar una noche en el Instituto Real, Rio se fue por la mañana y se dirigió al mercado para reunir cosas necesarias para su viaje. Hasta ahora, él apenas había dejado el Instituto Real. Las calles de la capital real no cambiaron mucho desde la vez que estuvo allí como un huérfano.

Sin embargo, ahora no había tiempo para ponerse sentimentales. Él necesitaba terminar sus preparaciones y escapar a la capital tan pronto fuera posible. El uniforme del Instituto Real que usaba sobresalía entre la multitud. Él ya había quitado y tirado la cresta del Instituto Real. Sin embargo, porque es común saber que solo los nobles asistían al Instituto Real, siempre que el pasaba por una guardia, ellos se detenían y saludaban. Los plebeyos también mantenían su distancia y le daban su espacio.

Incidentalmente, al pasar de varios días, Rio no había tenido nada más que agua y como resultado, su estómago le gruñía del hambre.  Él desesperadamente necesitaba algo para llenar su estómago y cambiarse de ropa. A ese paso, en los últimos 5 días, todas sus necesidades eran satisfechas en el Instituto Real. Él llego al mercado en busca de ropa y cosas de diario, sin embargo, al llegar, se dio cuenta que no tenía idea de dónde estaban los puestos de ropa. Vagando sin rumbo por un tiempo, él por fin llego a un local por fuera de la calle principal.

Esa vez, un encantador aroma llego a su nariz estimulando su apetito. El mercado estaba rebosante de vendedores ambulantes. Uno de los puestos era la fuente del aroma. Ya que el puesto estaba a un lado, había unos cuantos plebeyos.

Compraré algo de allí y pediré indicaciones de dónde puedo encontrar un puesto de ropa.

Rio se dirigió al puesto mientras pensaba. Una chica estaba atendiendo el puesto pero debido a la falta de clientes, ella se veía aburrida. Una mujer que parecía ser su madre estaba ocupada trabajando en algo detrás de ella.

¡Ah, bienvenido!

Cuando Rio se acercó al puesto, la chica lo vio y entusiásticamente le dio la bienvenida. ¿Ella probablemente tenía cerca de 7 u 8 años? La dulce chica poseía un cabello castaño cabello, un color que prevalecía en el reino.
Aunque ella estaba un poco delgada, era una chica adorable. Cuando la chica notó la ropa de Rio, su expresión se tornó a una de sorpresa y pánico.

Ah, uhm… esto…

Juzgando por el uniforme de Rio, ella asumió que era un noble. La chica se puso nerviosa. Era de conocimiento público que los nobles eran muy prejuiciosos a los plebeyos y a menudo los trataban violentamente. Probablemente a ella sus padres le dijeron que los nobles eran horribles.

Bien, no tienes que estar tan nerviosa. Vine porque tenía un poco de hambre y olí algo bueno. ¿Qué vendes aquí?

La chica se alivió por el calmado tono de Rio.

Uhm a ver, tenemos carne a la parrilla y vegetales con salsa de bollos-desu.

Rio sonrió ligeramente viendo a la chica que trataba de usar su mejor forma de hablar.  

A— Ara, oh vaya, ¿qué trae a un noble-sama a nuestro puesto?

La madre de la chica que estaba ocupada con las preparaciones de la comida por fin notó a Rio. Apareciendo ante él estaba una hermosa mujer. Ella parecía haber tomado a Rio como un noble por ver su apariencia.

Perdón por la sorpresa. Fui atraído por el gustoso aroma a este puesto. Ya que tengo hambre, ¿puedo pedir dos órdenes?

Pero… uhm… Me temo que nuestro puesto de comida puede que no esté al nivel del paladar de un noble-sama…

La madre de la chica habló en un tonó agradecido. Ella no sabía qué podía pasar si un noble comía su comida y entonces dijo que era incomible. Ella estaba temerosa a las consecuencias.
Descuide. Estoy acostumbrado a la comida común. No haré nada como intentar encontrar fallos en su cocina.

Rio ligeramente inclino su cabeza con el fin de calmar a la madre de la chica. Viendo su sincera actuación, la precaución de la madre de la chica desapareció. Como resultado, está era la primera vez que Rio compraba comida de un vendedor callejero.

Entonces, serán 20 de cobre por dos órdenes. ¿Sabes cómo comerlo?

Ella estaba preocupada porque los nobles rara vez usaban sus manos para comer. Ellos siempre comían usando cucharas, tenedores, y cuchillos.

Muchas gracias. Sé cómo comerlo así que está bien. Tome, conserve el cambio.

Rio entrego una moneda de plata. Mientras la madre frenéticamente buscaba el cambio, él le dio que era innecesario.

Pero es mucho…
Por favor acéptelo, y dele algo bueno de comer a su hija.

Rio vio a la chica y le sonrió.

Aunque…

Bien, ¿puede decirme por favor dónde puedo encontrar tiendas de ropa, armas, y armaduras a cambio? Es vergonzoso pero estoy algo perdido.

Rio sonrió mientras hablaba. Viendo su comportamiento, la madre de la chica dudo por un segundo antes de sonreír ligeramente.

Claro. Si buscas un lugar de ropa nueva, puedes encontrar una gran tienda en la calle principal. Solo baja directo hasta que llegues a la calle principal y ve a la izquierda. Debería tomarte menos de un minuto antes que llegues a la tienda de ropa la cual está a tu derecha. Las tiendas de armas y armaduras deberían estar cerca también.

Ya veo. Me salvó. ¡Muchas gracias!

Rio inclinó ligeramente su cabeza. La madre de la chica también regreso la inclinación y regreso a cocinar.

Aquí tiene.

A él se le dio un gran trozo de pan de centeno igual a un Hot Dog. Carne y vegetales como aperitivo. Rio metió el sándwich a su boca con movimientos acostumbrados. Al siguiente momento, el sabor de los jugos de la carne y la salsa salteada atraparon su paladar.

Mmm, delicioso.

Con una sonrisa satisfecha, Rio dio sus impresiones del sándwich. Escuchando sus impresiones, la madre de la chica suspiro de alivio.

A pesar de usar ingredientes de calidad para su comida, la comida servida en el Instituto Real no podía compararse a este sándwich. La diferencia yacía en la habilidad del chef. Él su puso nostálgico recordando cómo solía comprar comida rápida en su anterior vida. La sazón usada en excelente.

Rio terminó los dos sándwiches en un pestañeo, y luego de despedirse de la madre y la chica, empezó a dirigirse a las tiendas a dónde pidió indicaciones antes. Mientras se aproximaba a la calle principal, los alrededores estaban más vividos. Él paso una gran multitud de personas mientras iba de camino a su destino. A diferencia del interior del castillo cercado, los caminos aquí no estaban pavimentados revelando la mera tierra.

¿Hm?

De pronto, Rio sintió una mirada a su espalda y detuvo sus pasos. A pesar de tratar de encontrar al propietario con la vista, había muchas personas rodeándolo.

¿Es solo mi imaginación?

Algo intranquilo, Rio retomo su paso. Caminando aproximadamente por otro minuto, él encontró la tienda que buscaba. Se localizaba en dos edificios, cada uno de tres metros de alto. Él entró a la tienda, rápidamente tomó las cosas que necesitaba, y completó sus compras en 30 minutos.

Luego que Rio terminara de cambiarse su ropa, él no se veía diferente a un aventurero ordinario. Una espada colgaba de su cintura, dos dagas, una pequeña onda pasaba por su espalda, un bata negra con capa, una pechera de verde oliva debajo, y una armadura ligera cafés.

Respecto a la bata había varios cuchillos. Por eso, él llevaba un arco y una mochila en su espalda. Metido en su mochila había ropa interior, medias, y gruesas mantas. Algo de espacio quedó para comida y otras cosas. Él escogió usar una base sigilosa y práctica. Aunque para un chico de su edad, era extremadamente difícil para ellos ser capaces de llevar tales cosas.

Oi.

Mientras Rio estaba por salir para encargarse de las cosas que le faltaban, un hombre lo llamó.

¿Qué?

Tú, ¿puede ser que seas Rio?

Mientras inspeccionaba a Rio de pies a cabeza, el hombre le cuestiono. Rio torno su mirada al hombre. Con solo una mirada, Rio supo que estaba persona era quien lo estaba siguiendo antes.

…No, debes estar equivocado. Ahora si me disculpas. Tengo prisa.

Aunque tenía curiosidad de cómo el hombre sabía su nombre, no es como si lo evitara y trató de alejarse del hombre a prisa.

Bueno, solo aguarda. Ahora, hay un poster de se busca para un niño de cabello negro llamado Rio. Ni una hora a pasado. Los informantes rápidamente notaron eso. Y aunque, los guardias aún no han sido notificados.

El hombre a la fuerza se colocó enfrente de Rio y empezó jactarse de sus agudos sentidos. Rio fue forzado a detenerse como resultado.

Pero entonces, mientras caminaba por el mercado buscando algo que comer, encontré un chico de cabello caminando. No hay manera que no lo recuerde.

Con una vulgar sonrisa, el hombre se acercó a Rio y lo vio con los ojos bien abiertos.

¿De qué estás hablando?

No te hagas el tonto. No hay muchos niños de cabello negro por aquí. Además, estabas usando el uniforme del Instituto Real hace nada, te cambiaste a un viajero para hacer tu escape. Eres Rio, ¿verdad

El hombre fue visto por Rio desde un punto muerto. Aunque él no le creía la protesta de Rio, él actuaba muy familiar, persistentemente seguía metiéndose.

Suficiente, eres muy terco. ¿Pensé que dijiste que tenías prisa?

Mezclado el enojo y sed de sangre a sus palabras, Rio fríamente vio al hombre.

E—Es—¡Espera, espera! No entres en pánico. Los guardias vendrán si grito. Hay guardias a nuestro alrededor.

El hombre vacilo y dio un paso atrás a la sed de sangre de Rio.

Incluso si no eres Rio, los guardias no lo creerán. ¿No estás preocupado? ¿Cierto? Los guardias que pasaron antes recordaran tu cabello negro.

Hablando rápidamente, las palabras que salían de la boca del hombre empezaron a sonar a amenazas.

……

Rio vio al hombre en silencio. Juzgando a la diferencia de Rio y su anterior reacción, el hombre se convenció más de su deducción.

Hehe, y si eres Rio, escaparas solo del reino, ni siquiera has salido de la capital. Las noticias ya se han esparcido por todo el reino por herramientas mágicas de comunicación.

El hombre cuidadosamente vio Rio por alguna reacción, Rio puso una cara de no inmutarse. Las herramientas mágicas de comunicación se asemejan a un dispositivo de vídeo llamada; era un artefacto de tiempos antiguos. Tenían un máximo de 30 Kilómetros. A parte de ser muy caras, también son raras. Sin embargo, hay una instalada en cada ciudad. Por eso, las ciudades se establecían entre cada 30 kilómetros.

Che, no caes, ¿huh? Pero bueno. Te ves adinerado. Tienes dinero, ¿cierto?

Ah… Así que este es un chantaje, ¿huh?

Por fin entendió a dónde iba el hombre, la mente de Rio se puso fría.

Se desconocía si Rio estaba vivo o muerto, pero probablemente estaba considerado muerto. Es por eso que él nunca considero la posibilidad de ser puesto en una lista de buscados. Él se preguntaba si iba a ser ejecutado si es atrapado con vida. Considerando que su crimen era un intento de homicidio a un miembro de la familia real, así que era lo más probable. De cualquier manera, él fue acusado por un crimen que no cometió a pesar de ser la víctima. No era sorpresa qué ya no confiara en nadie. Como se esperaba, el enojo fluía dentro de él cuando recordó el incidente. su corazón gradualmente se socavo. De pronto, él tenía la urgencia de desquitar su frustración al hombre enfrente de él.

Bueno, ¿cuánto dinero me darás? Debes tener oro ya que asististe al Instituto Real, ¿cierto? También estás todo equipado. A cambio, te daré un lugar para esconderte. ¿Qué dices?

El hombre habló calmadamente, creyendo que él tenía la ventaja.

Incluso si Rio entregaba algo de dinero ahora, el hombre probablemente continuaría extorsionándolo. Luego de eso, él probablemente entregaría a Rio por la recompensa. Eso era lo que Rio especulaba.

Hahaha…

Por razones desconocidas, Rio se echó a reír. El hombre frunció sus cejas.

¿Ah? ¿Por qué te ríes? ¿Quieres abusar de mi amabilidad?

Ignorando las palabras del hombre, Rio continúo sonriendo. Si él empezaba a reír, podría haber perdido el control. Luego de reírse por un rato, su expresión se volvió solemne y abrió su boca.

No, no es nada. No soy Rio. Si estás tratando te chantajear a este tío Rio, entonces no tengo tiempo de escuchar tus mierdas. Nos vemos.

Diciéndole eso al hombre, Rio se dio la vuelta y empezó a alejarse. Él se preguntaba en cómo reaccionaría el hombre, pero él pensó que su respuesta sería satisfactoria. El hombre se quedó mudo por un instante, pero el enojó lo atrapó.

¡Oi! ¡Este chico es buscado! ¡Guardias! ¡Por aquí!

El hombre gritó en voz alta mientras simultáneamente restringía a Rio. En ese momento, Rio tomo la mano del hombre y lo jalo, lanzado al hombre al frente de su cara.

Gah… guh.

Una voz aburrida salió del hombre quien era capaz de lanzar el Ukemi. Rio procedió a retorcer el brazo del hombre. Un sonido débil podía escucharse, pero la expresión de Rio no cambio en nada. Los guardias quienes presenciaron la escena le gritaron a Rio para detenerlo. Sin embargo, Rio los ignoro y corrió, tomando un camino fuera de la capital.

* * *

Esa tarde, en un cuarto de la residencia del Duque Euguno en el distrito noble, el Duque Euguno, quien estaba sentado en una silla decorada, veía a una chica vestida en una bata andrajosa. La chica tenía un extenso cabello naranja que llegaba a su espalda. Su edad todavía no llegaba a los 10 años. En su cabeza había un par de orejas de zorro; una cola de zorro que podía verse bajo su bata. La chica pertenecía a la tribu de hombres vestía de la raza zorro.

La mayoría de semi-huanos incluidos los hombres bestias no vivían en territorio humano. En primer lugar, los semi-humanos raramente aparecían el territorio humano. Los semi-humanos esclavos eran increíblemente valiosos porque oficialmente, era ilegal cazar semi-humanos para esclavizarlos debido al riesgo de venganzas.

 Entre semi-humanos esclavos, los hombres bestias eran tratos de lo peor. Ya que eran medio humanos y medio bestias, muchos humanos veían su existencia como profana y los veían de menos. Era un secreto bien conocido que muchos nobles tenían el hobby de tener hombres bestias esclavizados. A pesar der tratados como una existencia profana, muchos nobles disfrutaban de criarlos como mascotas. Creían que estaba más que justificado lo que hacían.

La madre de la chica era un hombre bestia. Ella por desgracia fue atrapada por humanos durante una caza de esclavos cerca de su villa. La madre de la chica fue comprada por el Duque Euguno. La madre fue forzada a tener una hija a la edad de 15 y murió a la prematura edad de 20. El Duque Euguno era el padre de la chica. Stead era el medio hermano de la chica.

La chica fue tratada con dureza. Al momento que llegó a una edad de entendimiento, ella fue entrenada y disciplinada. Rastros de incontables azotazos podían verse por su cuerpo. Stead la trataba como un juguete, rutinariamente abusaba de ella; el otro día él que metió la pata la usó como un objetivo para desquitar su frustración. Por lo tanto, el Duque Eugno le dio entrenamiento en combate.

Comparado a la raza humano, los hombres bestias poseen habilidades físicas de alto nivel. Sus 5 sentidos también son superiores. Por ejemplo, la raza del zorro estaba a la par con la raza del perro con un excelente sentido del olfato. Aunque era diferente a usarla como un soldado del frente de línea, ella le hacía bien como marioneta de combate. Siempre que un humano y un hombre bestia se cruzaban, el niño heredaría las características de unos de los padres. Por eso, la chica nació como una chica hombre bestia pura. 

Esta es la ropa que debes seguir. Recuerde el aroma.

El duque Eiguno le lanzó ropa a la chica.

Entiendo.

Dando una breve afirmación, la chica presionó su nariz contra la ropa y memorizo el olor.

Tienes prohibido morir. Pero asegúrate de matarlo si tienes una pelea a muerte. Esta es la única razón por la que me he molestado en educarte. Usa tu apariencia de niña y tómalo con la guardia baja y mátalo. Recuerda que mientras tengas ese collar, no puedes escapar. Ve.

Yo… Entiendo…

Asistiendo, la asustadiza chica balbuceo su respuesta. Aunque ella podía arreglárselas para tener una conversación, ella nunca recibió una educación formal.

La chica no tenía luz en sus ojos. A cambio, una piedra mágica que colgaba de su collar emitía una débil luz.

La chica se quitó la capucha de su cabeza y salió del cuarto como se lo ordenaron. Al salir de la mansión, empezó a perseguir la pista, aunque se detuvo para sentir el aroma de su objetivo. La chica empezó a correr y antes de saberlo, dejo la capital.

Siguiente
« Prev Post