Capítulo 6 – Cosecha de Trigo


Capítulo 6 – Cosecha de Trigo



Pues bueno, volveremos a regresar en dos meses.

Cuídense.

Definitivamente volverás a regresar, ¿verdad, Eric?

Sí, y te traeré otros recuerdos.

Dos días después, Roland & Eris dejaron la Villa Kaina. Eric y Barbara estaban deprimidos por la partida. Jin estaba pensando mientras distraídamente veía al carruaje desaparecer en la distancia.

Toma dos días viajar a la siguiente villa en vagón, otros 2 días para llegar a una cuidad, y un poco más de 3 días para llegar a la capital del Reino Cline. La velocidad del vagón parece ser de los 4KM a 6KM por hora. Asumiendo que viaje 8 horas en un día y la capital está a 200KM a 300KM de distancia, sería una distancia bastante considerable. Pero si voy a la capital, seré capaz de obtener un mapa de este continente. De esa manera puedo ser capaz de descubrir la localización del laboratorio.

Mientras pensaba en ello, algo agarro su manga. Lo que vio era a Hanna.

¿Qué pasa, Hanna?

Recientemente él había dejado de usar los honoríficos.

Jin-oniichan… ¿dejaras la villa?

Lágrimas empezaron a caer de sus ojos. La chica seguro que tenía una dura perspicacia, Jin estaba extrañamente sorprendido admirado mientras lo decía.

Hmm, me pregunto. Al menos, no me iré antes de terminar el año.

Escuchando eso Hanna,

¡M-Me convertiré en la esposa de Onii-chan, así que no me dejes!

Lo dijo. Jin, respondió.

Ahh… gracias. Bueno, una vez que Hanna sea una adulta, si todavía lo piensas, entonces lo aceptare esa vez.

En realidad, esta no es la primera vez que él dice esas palabras.

La primera vez fue cuando Jin estaba en su 3er grado de escuela básica. Él de pronto dijo esas palabras cuando él cuidaba de una chica que acababa de llegar al orfanato. Esa vez, ella tenía 6 años.

Pero otra vez, ella estaba cerca de los 9 años, ella les dijo a los chicos del mismo orfanato que sería su futura esposa.

La siguiente vez fue cuando Jin estaba en su 1er año de secundaria haciendo un trabajo de medio tiempo. Una chica de 4 años más joven se confesó. Pero él trabajaba en su trabajo de medio tiempo durante el día e iba a la escuela durante la noche y antes que Jin lo notara, la chica ya salía con otro chico.

Con esas experiencias, regresamos a su confesión que ocurrió dos veces, bueno, solo fueron palabras del momento. Jin ya no podía confiar en esas palabras de una pequeñita.

Ahora regresando a la historia principal… mientras recordaba el orfanato donde estuvo y creció, Jin decidió que pagaría el favor en Martha y la villa por recogerlo y se quedara en la vida por un año.

Se acercaba el verano, los campos de trigo de la villa estaban maduros. La cosecha de los campos de trigo de la villa estaban en un gran esfuerzo continuando día tras día. Jin también ayudaba, pero él pronto llego a un punto y lo dejo.

Maldición, no tengo la fuerza física para hacerlo…

Esto se debía a que la mayoría del cuerpo de Jin estaba suplementado con poder mágico, así que no importaba cuánto entrenara, él no ganaría nada de músculos. Por el contrario, si él se fortalecía con poder mágico él tendría una cantidad de fuerza inimaginable, pero pasaría un largo tiempo antes que Jin lo notara.

Debe de haber algo con lo que pueda ayudar…

La cartera que Jin hizo era de utilidad con la transportación de la cosecha de trigo, pero Jin pensó que había algo más con lo que pudiese ayudar.

Ya que lo pienso, hubo veces en las que usé el trigo… ¿cómo es que lo fabriqué esa vez?

Tratando de ver en sus recuerdos.

¡Eso es! ¡El tamiz!

La harina que es comida en esta villa era la harina de trigo, pero no todo era harina de trigo, era un trigo completamente cernido. No es común en el hogar moderno la harina de trigo, pero si un polvo café mezclado de harina y sal.

De inmediato empezaré con el tamiz.

Jin se excusó de Martha y fue a casa rápidamente para hacer un cernido. Él hizo el marco, entonces la red y los combino completamente juntos. Había dos tipos de red, una detallada y una algo cruda.

¡Con esto termine! Pero un tamiz de mano será difícil de usar.

Esto se ve bien

El cuadro colgado del tamiz el cual es movido usando su mano, se acumularía en el tubo de abajo. Todo lo que quedaba era el salvado de trigo para alimentarlo.

¡Bien, está completo!

Justo en ese momento, Martha y Hanna regresaron trayendo el trigo y vieron el tamiz.

¿¡Qué es esto!? Hiciste otra cosa peculiar.

Onii-chan, ¿Qué es eso?

Ellas estaban sorprendidas como se esperaba. Jin luego explico.

Fuu-n, esto puede clasificar la harina, ¿cierto?

Así es. Esto puede clasificar la calidad de la harina, incluso Roland-san lo evaluó muy bien.

¿Se pondrá delicioso?

Ya veo. Una porción para comer, una porción para vender, vale la pena intentar varias formas.

Entonces sin retraso, él molió la cosecha de trigo del año pasado, resultado en harina, y en lugares del tamiz. Porque el trigo acaba de ser cosechado es que no está seco aún, así que no puede ser molido.

Funfun, así es cómo lo haces, lo colocas, luego lo agitas.

¡Se ve interesante! ¡También lo intentaré!

Viendo eso, Hanna alzo su mano para hacer el cernido, Martha molió el trigo, y Jin tuvo cuidado de no derramar la harina de trigo.

¡Waaa, me parece bien!

La ligera sepia de harina de trigo se tornó a una harina blanca. Con esta cantidad ahora terminada, Jin estaba satisfecho.

Se puso realmente bueno. Bien, luego usaré esta harina para hacer algo de pan hoy.

Esa noche.

¡Está delicioso, Oba-chan!

Hanna estaba maravillada.

Realmente está delicioso…

Después de todo, la pan blanco es definitivamente delicioso.

Él se crio para no ser exigente con lo que le gustaba y lo que no, y él estaba bien con comer comida mala, sin embargo, el pan hasta ahora era completamente diferente en sabor al que ahora estaba comiendo.

Tengo que decírselo a todos.

Al siguiente día los aldeanos estaban encantados en saber cuán delicioso era la harina cernida, y una vez más, se decidió que Jin hiciera un tamiz para cada hogar.

Sería grandioso si pudiéramos hacer la harina la especialidad de la Villa Kaina.

Luego que los tamices fueran entregados, el jefe de la villa hizo la propuesta, y él estuvo de acuerdo con el jefe de la villa.

Está bien. Con esto seremos capaces de adquirir un poco más de dinero extranjero.

Jin estaba muy bien con todo eso.

Roland vino luego de febrero y fue sorprendido cuando él vio la harina.

¡Ésta es harina blanca, incluso en la capital hay muy poca! La pura harina blanca la comen los aristócratas hecho por sus sirvientes que pelan el exterior y lo muelen con sus manos. Los plebeyos ni siquiera lo comen sin alguna razón. ¡Y está tan cerca, hay toneladas!

Aunque no era puramente blanca, el color se asemejaba mucho a lo blanco, por lo tanto, el precio era razonable. El mercante fue a esa oportunidad. Y aunque él no tenía dinero preparado esta vez, él prometió que él lo compraría por un alto precio en su siguiente visita.

Aunque, siempre que se trate de Jin-san seguramente habrá algo que me sorprenderá.

Roland lo murmuró mientras comía pan blanco.

También me gustaría ser capaz de ver el hogar de Jin-san. Cuando vengas a la capital y necesites una mano, haré todo lo posible por cooperar.

En ese momento, hágalo por favor.

Aunque su hogar era Japón, él nunca más regresaría. Por ahora, él decidió aceptar la oferta con gusto.

Siguiente
« Prev Post