Capítulo 1 – Su Eminencia Parte 3


Parte 3


Valerio suspiro exageradamente mientras caminaba en el corredor donde un pilar de rocas estaba juntas.

Ah~ah, como esperaba, estoy nerviosa. Mis hombros están extremadamente tiesos~

…Aunque, creo que es relajante.

Karin Rudbeck, quien fue seleccionada como una nueva Dominas debido a sus resultados después de Valeria, murmuró con un tono falto de entonación. Tal vez Karin también estaba en un desgaste mental, pero ella no lo mostraba en su cara.
En contraste a Valeria quien revelaba sus pensamientos inmediatamente en su cara, Karin nunca revelaba mucho sus emociones. De acuerdo a ella misma, eso no era porque ella mataba su consciencia, pero ella lo adquirió naturalmente desde su niñez. Consecuentemente, ella era confundida como una mujer que era como hielo, pero ella estaba completamente inconsciente del asunto.
Por lo tanto, la mirada y unas pocas palabras, la cual la actual Karin arrojo a su amiga quien estaba caminando a su lado, en efecto llevaban un trazo de frialdad típica de ella.

…Debes encontrarte con tu Hiera Glaphicos después, ¿cierto?

Ah—, así es eso… ¿Quién puede ser mi Hiera Glaphicos?

¿No lo escuchaste?

Un. —En ese punto, Karin tiene suerte. La tuya es Petra, ¿cierto?

Sí.

Al único a quien le confiarías tu piel es a tu íntimo primo de la infancia; ¿no es que es el mejor patrón cuando no tienes que ser cuidadosa? Tengo tanta envidia.

Es vergonzoso cuando le confías tu piel a parientes

¿Así es eso?

Sí… aunque es mejor que tener a un Hiera Glahpicos hombre.

¿¡Eh!?

Valeria involuntariamente pregunto otra vez al calmado murmullo de Karin.

¿T-Tal cosa pasa?

No puedo decir que no es así, ¿verdad? Ya que hay muchos Hiera Glahpicos hombres.

Sé eso, no es común que a las mujeres nos den un Hiera Glaphicos hombre… ¿no? ¿No es cierto?

Eso es. Aunque lo asumimos así, ellos son hombres completamente maduros o en su mayoría parientes, ¿supongo?

Son Ojii-chans o parientes, ¡Definitivamente lo odio! Después de todo, para un hombre que no me gusta—

No necesitas preocuparte. Situados al lado de los guerreros mágicos, nunca escuché de un Hiera Glaphicos hombre siendo asignado para una Dominas. Si en un evento improbable hay un acto impropio ente un hombre y una mujer, será un escándalo sin precedentes.

E-Eso es cierto …

Valeria suspiro en alivió y suavizo su pecho

Ciertamente, improbablemente el general de guerreros mágicos no tenía nada que sea un hombre o una mujer, Dominas eran mujeres solteras sin ninguna excepción. Además, hasta que sus deberes fueran completados, ellas estaban obligadas a mantenerse castas. Desde ahora, un caso donde el Hiera Glahpicos exclusivo fue ligado a una Domina que era un hombre era usualmente improbable.

—Bien entonces, nos vemos luego.

Sí. Por favor déjame saber a qué mal Hiera Glaphicos fuiste asignada.

¡No digas cosas que se me sean difíciles!

Karin palmeo ligeramente su espalda, Valeria despidió a su amiga y se dirigió a la academia mágica.

La Real Academia Mágica era una institución la cual manejaba crestas de guerreros mágicos afiliada al Reino Amaddo. Esta ciudad en la capital tenía ramas localizadas en cada lugar del reino pero Dominas con sus únicas posiciones no eran diferentes de los guerreros mágicos. En este país, las chicas también estaban bajo el manejo de la academia mágica durante los tiempos de paz.

—Perdón por mi intromisión.

Guiado por la secretaria, Valeria dio un paso a la oficina de la Dirección.

Valeria Costacurta ha llegado.

Ella se puso la mano en el pecho, inclinó ligeramente sus rodillas y se inclinó para que el tabardo no se extendiera. Para Valeria, quien era una Dominas ni siquiera tenía la necesidad de inclinarse ante todos los ministros del país, tomar tal respetuosa inclinación no era debido que al otro lado estaba el director de la academia mágica, sino más bien, era porque ella era la más grande usuaria de magia en el reino.

Esta hermosa mujer, quien tenía los dos nombres de Orvieto Richternach y “La Bruja de la Luz del Sol”, era una existencia que estaba en todo lo alto ente los guerreros mágicos de Amaddo los cuales eran muy bien conocidos por tener súper poderes mágicos.
Bienvenida, Valeria-jou. Por favor acomódate.

Orvieto, quien dejo su pluma y se paró, dio una gentil sonrisa y acompaño a Valeria. Aunque ella escucho que Orvieto ya estaba cerca de los 40, su apariencia era como de 20. El número de mujeres guerreras quienes chismorreaban era también el efecto de una cierto ‘magia’.
Orvieto ofreció el sofá a Valeria, y colocó los vasos que ella personalmente había llenado con vino  en frente de ella.

Siento que hayas venido especialmente aquí.

No del todo.

Su Hiera Glaphicos exclusivo llegara pronto…es un descaro hacer esperar a su Dominas, que alivio.

Valeria inclino su cabeza y sonrió intencionalmente. Era altamente impensable para una figura tan sincera—aunque podía decirse que lucia joven—de uno de los países líderes. Comparado al grupo de ministros de alguna parte o grades nobles quienes se quejaban de cosas triviales a pesar de reunirse, Orvieto era más fácil de hablar.

Humedeciéndose los labios con vino de primera clase, Valeria pregunto algo.

Um…¿Puedo preguntarle algo primero?

¿Qué será?

Incluso el Hiera Glaphicos de Karin fue inmediatamente decidido que sea Petra, ¿por qué mi Hiera Glaphicos no fue decidido a buena manera?

Creo que la cresta mágica de una Dominas es más densa y compleja que un guerrero mágico, pero ésta tendencia es más fuerte en tu caso. Por lo tanto, cuando venga el Hiera Glaphicos quien puede repararlos, el número de ellas seguramente se limitara. Ha llegado el tiempo para la selección.

¿Así…es eso? Pero ya ha sido decidido, ¿cierto? ¿Cierto?

Orvieto no respondía a la pregunta de la chica, solo dejo caer sus hombros y sonrió.

Um—

Él está aquí.

Orvieto bajo su vaso y se recostó contra el borde del escritorio. La puerta fue golpeada casi que al mismo tiempo.

Entra.

Permiso.

Mirando al hombre quien entró a la oficina de la directora con un modesto golpe, Valeria sin mucho lo miro sorprendida.
¿Su edad aproximada es de 16 como Valeria o 17? Había niños que habían madurado manteniendo sus rasgos, pero su altura era una cabeza más alta que Valeria. Podía deberse a una cantidad adecuada de músculos firmes en lugares necesarios que no lo hacían parecer delgado a pesar de ser delgado en general.

Siento llegar tarde.

El chico con cabello gris oscuro se enfrentó a Orvieto y se inclinó profundamente sin mirar a Valeria quien estaba sentada en el sofá.

Llegas 10 minutos tarde… ¿me pregunto, algo pasó?

Fui retenido por el Ingeniero en jefe.

¿Por Albiol-san?
Hai. Él envía sus saludos al director.

…Muy bien. Entonces voy a dejarlo así.

Orvieto sonrió dulcemente y cambio la mirada a Valeria.

Aunque es tarde, voy a presentarme

Orvieto apuntó a Valeria quien estaba sentada en el sofá.

—Por aquí está la nueva Dominas escogida, Valeria Costacurta-jou. También conocida como la de Casa Costacurta, ¿cierto, Dii?

Hai.

¿…?

Valeria quien escuchó la conversación entre Orvieto y el chico frunció el ceño otra vez. Ella parecía molesta por el hecho que Orvieto pareciera muy cercana al chico.

A diferencia de la dudosa Valeria, Orvieto puso la mano en la espalda del chico y se quedó a su lado.

Soy Dimitar Richternach

¿Richternach…?

Valeria una vez más miró en pregunta y murmuró el nombre del chico.

Si él es un Richternach, ¿tal vez él—?

Sí. Él es mi primo-hermano.

¿¡Eh!?

Este niño será tu Hiera Glaphicos exclusivo desde hoy.

¿¡Ehhh!?

Viendo a Valeria levantar otra vez la voz en sorpresa, Dimitar Richternach dio una pequeña sonrisa y cortésmente se reverencio con su mano en el pecho.

Espero trabajar contigo, Costacurta-geika

Ella no escucho las palabras del chico las cuales de alguna manera se sentían como tratando a las personas como tontos. Más que eso, ella no tenía palabras de la impresión de escuchar que su Hiera Glaphicos era un hombre, y cuyo chico su edad no era diferente a la suya.
Hiera Glaphicos toman papeles de ajustes, reparaciones, y ocasionalmente llenan nuevas crestas mágicas las cuales son talladas dentro de la cresta mágica en todo el cuerpo de los guerreros.
En resumen, Valeria expondría su propia piel a Dimitar quien era su Hiera Glaphicos exclusivo si era necesario

U, um…Directora —

Valeria, quien repetidamente tomo respiros profundos varias veces y finalmente recobro su compostura, trato de preguntar a Orvieto cómo es que pasaron las cosas.

Antes de eso.

Entonces Directora, debería irme si eso es todo.

Ara, ¿ya vas a regresar?
Tengo asuntos que ver

…No quiero preguntar mucho, pero no te presiones demasiado, ¿bien?

Hai

Y pasa alguna vez a nuestra casa, ¿bien? Desde niño te gustaba.

Esa es mi intención

Dimitar respondió admirablemente y dejo el cuarto de la directora. Para Valeria, era como si ella simplemente presencio un encuentro entre parientes en lugar de encontrarse con su Hiera Glaphicos.

—¡Directora!

Cuando Dimitar se fue, Valeria levantó su voz otra vez y preguntó.

¿¡Qué diablos significa esto!?

¿Eh?

Dices “¿eh?”—

Valeria se sentía terriblemente débil, Orvieto quien hizo una pregunta en regreso con una cara de asombro. Hoy fue la primera vez que intercambió palabras con Orvieto directamente, pero ella nunca pensó que el reino de la mujer más talentosa quien seguramente fue llamada “la Bruja de la Luz del Sola” fuera una persona calmada. Siempre cuando ella decía algo, Valeria sentía imaginarla desmenuzando algo con un “poro poro”.

Valeria presionó su sien con la punta de su dedo con un “guri guri”, y dijo en voz baja.

Um, eso es cierto…quería preguntar por qué mi Hiera Glaphicos es ése de ahora.

Lo dije hace rato, ¿cierto? Tu cresta mágica es excepcionalmente alta en densidad y complicidad, así que del número de Hiera Glaphicos que puedan soportarlo es limitada. Además, es tu Chichi-ue, Costacurta-kyou, me pidieron a una persona, quien pueda protegerte continuamente sin importar qué, asignada a ti; con una enorme donación a nuestra academia mágica.

¿¡P-Padre lo hizo!?

Desde ahora, tomando en cuenta el asunto, he concluido que ése niño es el mejor Hiera Glaphicos para ti…o más bien, es el único.

¡Por favor, no concluya eso aún!

Olvidando quien era la otra parte, Valeria sin querer azotó la mesa con sus puños.

Digo, ¿no es un hombre? ¡Un hombre!

Sí. Ese niño es confiable, ¿sabes? Y sus habilidades de espada son ciertamente—

¡Él es un hombre! ¡Un hombre! Digo muchas veces esto, ¡¿pero él es un hombre?! ¡Para una mujer que tenga un Hiera Glaphicos…es algo vergonzoso!

Ara, ¿te preocupas por eso?

¡Eso es lo más importante para mí!

La cara de Valeria se volvió completamente roja y busco las palabras.

—¡Después de todo, soy una Dominas! O más bien, incluso si nunca pasa, una conducta inapropiada podría pasar en el peor de los  casos…
Bien.

Interrumpiendo las palabras de Valeria quien hablaba y hablaba, Orvieto hablo indiferentemente.

Dii no piensa en mujeres que no sean mayor que él. Ese chico es tan interesado, después de todo

¿Ha-a…?

En otras palabras, él no se involucraría con una mujer como tú.

¿¡Puedes estar segura que tal cosa sea cierta!? No sabes lo que un hombre piensa en realidad—

Valeria.

Orvieto interrumpió las palabras de la chica otra vez, lo dijo calmada pero en tono solemne.

Si digo que está bien, entonces está bien. Dii no te hará nada. —Si no me crees, ¿debería de meter mi cabeza en esto?

¡Directora…!

Valeria no tenía palabras para reprochar cuando Orvieto dijo eso. Valeria sacudió sus labios con un “au au” por un rato, y eventualmente, no tuvo más que dejar la dirección abatida por que ella ya no podía oponerse más.

Auu—
El tabardo de la Dominas el cual ella vestía por primera vez se sentía pesado. Ella no se dio cuenta bien de las personas que estaban pasando reverencias a ella respetuosamente. Para la Valeria presente, la realidad de ser asignada a un Hiera Glaphicos hombre era más pesado que convertirse en una Dominas formalmente.
Antes que lo supiera, Valeria empezó a pensar métodos para este estancamiento.
Dejando de lado si era favoritismo por ser su pariente—aunque Valeria quería creer que Orvieto era una persona así—Orvieto creía que Dimitar era un chico raro. Del tono de Orvieto, ella no removería a Dimitar como el Hiera Glaphicos exclusivo de Valeria sin importar cuántas veces ella demandara un cambio de Hiera Glaphicos.

Sin embargo, la opción de Valeria renunciando como una Dominas era imposible.
Dominas, quienes eran esposas de los Dioses, solo eran 12 almas en todo en siete países de la “Santa Alianza”, y solo había tres de ellas en Amaddo a las cuales se les refería como las contendientes más fuertes del país. Para la joven que poseía talento mágico, volverse una Dominas era un sueño que tenía más prestigio que encontrarse con la realeza por primera vez.
Sin mencionar, Valeria tenía objetivos de levantar a la Casa Costacurta. Ella no podía abandonar el camino exitoso el cual ella había obtenido a gran dolor solo porque su Hiera Glaphicos era un hombre.


Valeria, quien estaba caminando mientras acariciaba sus labios suaves, emergió al patio de la academia mágica y de pronto detuvo paso.
El chico estaba en la fuente del soleado patio. Él estaba sentado al borde de la fuente y dejó salir grandes bostezos. Aunque el parecía sorpresivamente descuidado durante su encuentro en la dirección, esta figura aburrida probablemente era su verdadera naturaleza.

Valeria rasgo sus cejas con un “kiriri” y se aproximó a Dimitar Richternach.

¡Richternach-kyou!

…¿Ha?

Mirando a Valeria venir, Dimitar se froto los ojos somnolientos.

Voy a decirlo sin más.

¿Qué?
Debes rechazarlo

Como dije, ¿qué con esto?

El tono de Dimitar era grosero y no tenía fragmentos de cortesía desde hace algún tiempo. Como esperaba, él probablemente era amigable en presencia de Orvieto. Aunque Valeria también no podía culpar a la falta de las personas, era absurdo incluso expresarle cosas con honoríficos de ‘Kyou’ dada la situación.

Valeria levantó sus cejas y puso su dedo en la nariz de Dimitar.

¡Es acerca de mi Hiera Glaphicos, Hiera Glaphicos! ¡Te digo que rechaces el papel de ser mi Hiera Glaphicos exclusivo!

…¿Qué estás diciendo?

Dimitar alejo la mano de Valeria y se paró.
Como esperaba, Dimitar era más alto parado. Valeria de pronto estaba en una posición donde ella miraba hacia arriba a la otra parte, pero ella le apunto su dedo otra vez a la nariz de Dimitar sin dominada por ella.


¿¡Qué contigo!? ¡No te inclinas a una Dominas! Como esto, no puedo dejar que te vuelvas más y más en un Hiera Glaphicos. ¡Retírate antes que la Directora pierda la cabeza!

Eso no te importa.


Dimitar alejo la mano de Valeria una vez más y escupió mientras que con su dedo índice lo hizo a la inversa en la nariz de Valeria.

Aunque me volví tu Hiera Glaphicos, no recuerdo volverme tu sirviente. Estoy bien con inclinarme ante ti en el trabajo, pero no me inclinare otras veces… qué alivio, ¿qué te pasa al decir que rechace el papel de Hiera Glaphicos?

¿¡Ugugu!?

No es “ugugu” cierto, baka. Te preocupas por ti mismo en lugar de interferir con las acciones de las personas, ya que también afecta mi vida si cometes un error tonto.

¿¡E-Estás cuerda!?

Valeria, quien alejo la mano de Dimitar y sostuvo su nariz, trato de censurar la rudeza e insolencia de la actitud de la otra parte con su característica tenacidad.

Soy una Domina, ¿sabes? Para—

Yaa (Yo)

Una gentil voz sonó después de eso, y Valeria fue tomada por sorpresa y miro atrás.

Me preguntaba si estabas aquí ya que escuché que se conocieron, pero me alegra conocerte.

Un joven vistiendo el Sello de la Orden de Caballería ceremonial sonreía mientras decía eso.

—¡Lucius-sama!

Valeria hizo a un lado a Dimitar y corrió hacia el joven.

¡Ha pasado tiempo, Lucius-sama!

Oh Costacurta-geika…Felicidades por la ocasión

Cuando Lucius se inclinó respetuosamente, él tomo la mano derecha de Valeria y la beso.
Sin formalidades…por favor llámame Valeria, Lucius-sama♡

Sacudiendo sus caderas con un “kuneri” y sonrojándose, Valeria miro a los ojos de Lucius.

Lucius quien servía como sub-líder del Sello de la Orden de Caballería era el objetivo de hijas nobles que deseaba entrar y salir de palacio real. Además era sociable a pesar de ser guapo e inteligente, él estaba en sus 20 y era hijo único de Orvieto. El mérito de ser el heredero de la Casa Richternach con antiguo y honorable origen excitaría a las hijas, quienes buscaban un futuro esposo.

Naturalmente, Valeria sin excepción. Ya que entraba y salía como una candidata Dominas, ella encontró la oportunidad de llamarlo “Lucius-sama Lucius-sama”, se acercó a él recordando su nombre y cara. Aunque ella fue vista con ojos fríos de amiga, Karin, era un pequeño gozo para Valeria quien se encerró a su manera de vida como una chica por nueve años así se convertiría en una Dominas de éxito.

¡Lucius-sama! Siento que está en medio de asuntos personales, pero estoy planeando tener una fiesta para celebrar mi inauguración como una Dominas ahora. Si a Luicus-sama no le importa y puede venir—

Ah, lo siento, vamos a hablarlo para otra ocasión. —Si me disculpas por el momento.

Lucius corto las palabras a medio camino de Valeria sarcástico, sostuvo el manto que representaba su estatus como sub-líder del Sello de la Orden de Caballería y paso a Dimitar.

Lo escuche de Haha-ue, Dii. Da tu mejor esfuerzo.

No es algo que tengas que decirme.

—¿Eh?

Viendo a Lucius dirigirse a Dimitar íntimamente, Valeria se quedó asombrada varias veces. Incluso las hijas nobles que entraban y salían de la corte imperial solo podían intercambiar conversaciones formales con Lucius, y aun insolente—insolente, chico grosero e irritante mirando hacia otro lado un poco malhumorado sin una buena cara a pesar de ser llamado por Lucius. Desde el punto de Valeria, eso era increíble.
Sin embargo, nadie puede volverse el Hiera Glaphicos exclusivo de una Dominas. Al menos, en este mundo donde la verdadera fuerza es más que cuestionada en el Sello de la Orden de Caballería la cual puedes entrar por si eres hijo de un gran noble, ¿cierto?

¿No es porque Oba-sama lo manejo hábilmente?

Incluso si eres pariente, Haha-ue no es una persona que ponga a una persona incapaz en una posición desfavorecida. Hacerte el Hiera Glaphicos exclusivo significa que ella espera de ti una gran capacidad. No menospreciases a Haha-ue

Iya, no era mi intención decir algo como eso…

Dimitar inclino su cabeza y sonrió ligeramente.

¡Nkkiiiiii!

Los sentidos de Valeria de pronto vinieron, hacienda a un lado la intimación entre Lucius y Dimitar, y los interrumpió.

—¡Lucius-sama! ¿¡Qué puede significar todo esto!?

¿Ha? Iya, incluso si me preguntas…

El asombrado Lucius miro a Dimitar e inclinó su cabeza a un lado.

¿Podría explicarse apropiadamente Valeria-jou?

No tengo tal obligación.

Oi oi

Lucius sonrió con ironía, mezclando un suspiro y le hablo a Valeria.
Lo ha escuchado de mi madre, pero Dimitar es mi familiar. La relación de nuestras madres es que son primas

T-Tenía el sentimiento de escuchar eso.

Eso no era lo que Valeria quería escuchar, pero la cuestión era cómo estaban en buenos términos. Los padres de Valeria tenían uno o dos primos, pero ella no podía decir que era cercana a sus hijas o hijos. Era un hecho que una débil relación donde ella tampoco sabía de sus nombres.
Sin embargo, Lucius y Dimitar estaban en buenos términos como amigos. Valeria no podía aceptar esto, más que eso, tenía envidia.
Dimitar, quien estaba viendo la expresión de Valeria atentamente, y coloco su mano alrededor del hombro de Lucius.

¡Ah…!

Desafortunadamente, mis padre ya murieron. Hasta empecé a vivir solo, fui tomado al cuidado de la mansión  de Lucius.

¡D-Dirigiéndose a Lucius-sama sin honoríficos…! ¿¡Sobre todos, y eres un vividor!?

La sangre de todo el cuerpo de Valeria estaba hirviendo con un “gura gura”. Si Lucius lo notó o no, él sonreía y agitaba su cabeza.

Él no es un vividor. Dii es como mi hermano menor biológicamente.
¡H-Hermano menor …!

Dimitar miró a Valeria, levanto sus labios con un “niyari” y dio una sonrisa triunfante.

¿Es como el destino? Por la presente, nuestra Casa Richternach consiste de tres personas; madre, yo y también Dii. Por eso, madre y yo pensamos en Dii como un miembro real de la familia y se le apoya

Para. Siempre me cuidan de un solo lado.
Como si lo mostrara a Valeria, Dimitar palmeo el hombro de Lucius. Más como si, Dimitar evidentemente se lo mostrara a Valeria. Viendo a través de la buena voluntad de Valeria sobre Lucius, solo podía pensar que el propósito fue hecho.
Lucius le hablo a Valeria, quien estaba rechinando sus dientes como si esparciera la sangre de sus encillas, con una refrescante sonrisa sin que ella notara sus sentimientos.

Por supuesto, no escogió a Dii para ser tu Hiera Glaphicos exclusivo por favoritismo.

S-Sí, ya lo…

No solo como Hiera Glaphicos, Dii también es un excelente guardia. Aunque es un poco guarro…

Ha-a…

Valeria quería decir qué era esto, pero fue incapaz de refutar a las palabras de Lucius, una sonrisa forzada salió de su boca.

—En cualquier caso, está bien apoyarse en Dii si estás en problemas; ya que él está acostumbrado a los caminos del mundo.

D-Debería ser así, entonces.

Valeria no podía decir sus problemas ahora, movió sus rígidos músculos faciales, y de alguna manera mostró una sonrisa

Entonces me excuso, Valeria-jou. —Dii, por favor no seas grosero.

Sí.

Agitando su mano con un “hira hira”, Dimitar despidió a Lucius. Por otra parte, hablando de Valeria, apoyo todo a sus orillas y se inclinó agitando la orilla de su tabardo.

—Adías entonces

Cuando Lucius repetidamente desapareció, Dimitar  bostezo y empezó a caminar.

Ah—¡U-Un minuto!

Valeria llamó Dimitar para que se detuviera.

Aún si hablas—

Dimitar miró a Valeria por debajo de sus hombros, bufó con un “fufun” y frunció el ceño.

…Si quieres hacerme renunciar no importa qué, entonces apela directamente a Su Majestad. —Pero al mismo tiempo, la directora que me recomendó perdería la cabeza. No olvides eso.

¡…!

Mientras Valeria se perdió en sus palabras, Dimitar se fue.
Se alguna manera ella sintió que era incapaz de decir algo en retorno, Valeria se arrancó su cabello rubio con un “shaku shaku”.


¡Nkkiiiii!




Siguiente
« Prev Post